OPINIÓN | Julio Schiappa: Regular mercado de medicinas

Una de las acciones sociales, en este caso de protección de la salud, emprendida por Lula  fue la Cámara de Regulación del Mercado de medicamente de Brasil.
OPINIÓN | Julio Schiappa: Regular mercado de medicinas OPINIÓN | Julio Schiappa: Regular mercado de medicinas

No todo lo que proviene de Brasil es malo, sobretodo en el área social, hay muchas valiosas acciones de gobierno que explican por qué José Inacio Lula Da Silva, en pleno escenario de Lava  Jato​ teóricamente corre favorito en las encuestas para las próximas elecciones presidenciales en su país. Eso, a pesar de estar hasta el cuello de acusaciones. Sacó a un 64% de sus compatriotas de la pobreza, la gente no lo olvida.

Una de las acciones sociales, en este caso de protección de la salud, emprendida por Lula  fue la Cámara de Regulación del Mercado de medicamente de Brasil. El Secretario General del organismo estuvo en el Perú hace unos días y la prensa casi no le dio pelota. Pero el funcionario dio valiosa información sobre la batalla para hacer accesibles los medicamentos a las grandes mayorías, un tema de salud pública que también resulta crítico en el Perú. La ´Cámara se crea después que Lula intentó bajar el precio de los retrovirales, inalcanzable para los enfermos de SIDA, disponiendo su compra masiva en el exterior para distribuirlos gratuitamente a los enfermos.

La Cámara de Regulación del Mercado de Medicamentos funciona hace 16 años de manera eficiente, según dice su Secretario, Leandro Piñeiro. El ejecutivo afirma que la regulación de precios es buena para todos: consumidores, ​ Gobierno, industria farmacéutica, empresas e industrias en general que dotan de medicinas a sus trabajadores mediante el seguro privado o público. Piñeiro señala que la regulación de precios «busca estabilizar precios tanto para los consumidores como para las farmacias». Y esto no afecta al sector medicamentos, que crece a dos dígitos hasta en la peor etapa de la crisis económica de Brasil hace dos años. Ha crecido la demanda y esta sostiene un sector que se ha vuelto estable y predecible.

Para horror de los dogmáticos ultra liberales que creen que toda intervención del Estado es negativa y que la regulación de precios lleva al desastre, esta política ha demostrado ser muy eficiente. Un mercado en que carteles y monopolios elevan desconsideradamente los precios es corregido mediante mecanismos de concertación y auditoría de costos. Y claro, sanciones, cuando alguien se pasa de la raya. Por eso la Cámara no establece control de precios, estilo Venezuela, regula que el mercado funcione bien y logra acuerdos con todos los productores. Hace estudios de precios en 9 países del mundo para tener el precio más bajo del mercado, que es el que Brasil adopta para sus consumidores.

Dos últimas reflexiones. El país que tiene las medicinas más caras del mundo es Estados Unidos, allí no hay regulación. En Brasil todos los operadores de farmacias venden genéricos, que la ley manda sean más del 60% del total de medicinas en venta. Dos conceptos, el de EEUU y el de Brasil, ambos economías de mercado, uno justo y regulado, otro de capitalismo salvaje. Aquí hay quienes quieren hacer trampa con un modelo tipo EEUU, más bien debemos en esto copiar a Brasil.

TAMBIÉN PUEDES LEER: