OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: Terror televisado

¿Influyen los medios en los actos de violencia que cometen seres humanos desquiciados, que imitan lo que vieron por televisión?
OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: Terror televisado OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: Terror televisado

 

De 6 a 8 de la mañana en todo el Perú. A esa hora, miles de niños y adultos toman desayuno en todo el país para iniciar sus actividades diarias. Canales del Apocalipsis transmiten no la verdad sino una realidad virtual, reducida a un aspecto de la vida social: la acción de bandas, criminales y pervertidos, o simples locos que buscan trascender con hechos sangrientos y violentos.

¿Influyen los medios en los actos de violencia que cometen seres humanos desquiciados, que imitan lo que vieron por televisión? ¿Qué efecto tiene esta difusión de la violencia, en los niños que ven un siniestro concierto de maldad antes de irse al colegio? Esta pregunta no se la quieren hacer muchos líderes de opinión, dueños de los canales líderes del país y gente vinculada a la industria del entretenimiento. Es incómoda para el bolsillo, particularmente achicado en estos tiempos de expansión de  la nueva industria digital y de entretenimiento cuyos contenidos caben en un celular. También a varias empresas no les gusta reconocer errores éticos que suelen alejar auspiciadores y poner en la lona a los medios que cobijan a los malhablados y racistas.

Sin embargo, el pecado mortal de los medios continúa cometiéndose, en un grupo de noticieros y programas, sin normas éticas y sin barreras, que juegan un papel funesto en la crisis de seguridad que vive el país.

Lo comprobamos hace algunos años cuando en una encuesta fuera de Lima, realizada por IPSOS-APOYO, la mayor parte de la población creía que la seguridad era el principal problema de su localidad. Creían que te mataban en la esquina de tu casa. Descubrimos que esto era falso, la gente veía noticieros que creaban una realidad virtual terrible que taladraba el cerebro de la población. En esa ciudad solo robaban a unos cuantos ebrios a la salida de discotecas, pero no había crímenes ni robos significativos. La psicosis era producida por las estaciones de TV, que, desde Lima difundían malas nuevas aterrorizando a la población.

¿No será que locos, violadores y pederastas, son incentivados a imitar lo que ven en televisión? Varios estudios, particularmente en el caso de actos violentos en colegios y universidades de EE.UU., parecen demostrarlo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: