Edic. Impresa

OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: El giro de Vizcarra

By Joshwel Yañez

August 07, 2018

El dramático giro político liderado por el presidente de la República, anunciando un programa de reformas políticas está motivado por los riesgos que implica para el país continuar con una situación de entrampamiento político que lleva 8 meses. Esta respuesta ha conmovido al país y puede marcar un cambio de escenarios y correlaciones políticas. El giro se da en un momento en que la baja de popularidad del gobierno llegó a niveles que marcaban descensos de adhesión popular muy graves (15 puntos x mes entre junio y julio), que afectaban la credibilidad y sostenibilidad del régimen. Las cifras de la última encuesta de opinión de IPSOS-APOYO (solo 27% respalda al presidente y 14% al premier) demuestran una baja generalizada de la aprobación al gobierno; en todas las regiones y en todos los sectores sociales como reflejo del descontento existente. La búsqueda de un posicionamiento en los temas de reforma política y judicial, en el marco de la crisis generada por los audios que delatan la corrupción, ha tenido una recepción positiva en la opinión pública y se podría traducir en un fortalecimiento del gobierno. Sin embargo, este giro presenta retos y desafíos políticos que debemos afrontar para consolidar la sostenibilidad del régimen, la viabilidad de sus planes reformistas, y, la sostenibilidad económica del país. A pesar de la crisis en pleno desarrollo, un 95% de los peruanos se sienten orgullosos de ser de nuestra nacionalidad. La identidad peruana ha sufrido un giro hacia la afirmación de la pertenencia al país basado en factores diferenciales como la gastronomía (46%), la historia (43%), la cultura (42%), los paisajes naturales (40%), entre otros (IPSOS-APOYO julio 2018). Las razones por las cuales los ciudadanos tienen vergüenza de ser peruanos son la corrupción (68%), la delincuencia (56%), la falta de justicia (45%), la violencia contra la mujer (38%). Las cifras ratifican la corrección del giro estratégico del gobierno, que se ubica en un camino de reencuentro del Estado con la ciudadanía con una agenda que atienda las demandas ciudadanas que graviten en la pérdida de legitimidad y la crisis sistémica de las instituciones. Un potente mensaje de cambio en un país requerido de sustanciales mejoras políticas y sociales, que además tiene un trasfondo de resurgimiento del amor al Perú y fidelidad a los símbolos positivos de la peruanidad. No podemos amar al país, como lo declara la inmensa mayoría de ciudadanos, si no cambia la vida institucional y política, que se vuelven trabas para el desarrollo y consolidación del crecimiento económico. ❖* Consultor político y de gobierno