OPINIÓN | Julio Schiappa: Lo bueno entre lo feo

Tercero, mientras la política sigue siendo territorio minado, hay otra esfera humana adonde el Perú destaca.
OPINIÓN | Julio Schiappa: Lo bueno entre lo feo OPINIÓN | Julio Schiappa: Lo bueno entre lo feo

En medio de la crisis del sistema político, se alzan voces y acciones de cambio que nos hacen saber que no todo está perdido para nuestra patria bicolor.

Primero, la crisis del Poder Ejecutivo se resuelve con pasos que auguran éxitos y estabilidad.

El lenguaje político ha cambiado radicalmente en ese poder del Estado, que ha dejado de lado las rabietas de PPK, el discurso desaforado de Meche Aráoz, en medio de un penoso cuadro surrealista de mentiras, crisis y odio popular.

El presidente y el premier, tienen bajo tono muscular para los pleitos y esa calma provinciana de la que carecían los tecnócratas del anterior régimen.

Segundo, la crisis de representación política no se ha resuelto, más bien ha dado un salto y se ha trasladado al Congreso. La sangrienta guerra entre los hermanos nisei tiene elevadísimo costo político y electoral, y, al judicializarse, con los ‘kenjivideos’, ha potenciado por mil sus consecuencias.

¿Cómo se alía el Gobierno en una agenda común con semejante avispero? Menudo problema para César Villanueva, que anuncia reconciliadora rueda de conversa con todos los partidos.

Tan grave es el problema que papá Alberto ya dijo que su principal deseo, enfermo y débil como esta, es reunificar a sus hijos en un solo grupo político.

Un revelador artículo de Jorge Morelli, principal ASESOR de Kenji, propone seguir el consejo del patriarca. Lo pide quien armó el boche al ser expulsado como asesor de FP y ha sido activo impulsor del conflicto. Buena por el país si esa guerra se termina.

Tercero, mientras la política sigue siendo territorio minado, hay otra esfera humana adonde el Perú destaca. Una multitud de proyectos nuevos asoman como flores en medio del huaico.

Una misión china visita Perú ofertando buses eléctricos, de los cuales han vendido varios cientos a los empresarios de transporte de Lima. Cambio revolucionario de energía limpia y tecnología del transporte. Al margen del actual alcalde de Lima.

En la educación florecen proyectos como Aleph, exclusivo colegio dirigido por León Tratenberg, pero cuya doctrina y experiencia empiezan a colarse a colegios populares. Basado en la experiencia revolucionaria de Finlandia pone a los niños en el centro de la escuela, no hay tareas para la casa, se construyen relaciones solidarias con la naturaleza, no hay prueba PISA sino evaluaciones a la medida de las capacidades de cada alumno. Cambio total que el presidente Vizcarra podría auspiciar.

Hay proyectos agrarios, de minería limpia, gestiones municipales que son ejemplo de eficiencia y transparencia, entre muchas otras, que expresan que el país sigue vivo. Mientras mueren muchos políticos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: