2 Ene, 2018

OPINIÓN | Julio Schiappa: Cuando 1+1 no suma dos

El dilema de Keiko no es solo qué hacer con su padre, sino qué hacer con el partido que ya construyó, con el grupo parlamentario que es su barra brava

El acuerdo entre el presidente Pedro Pablo Kuczynski, Kenji y Alberto Fujimori puede no sumar para darle salida a la situación creada con el tacu tacu de vacancia presidencial y perdón para Fujimori.

Entonces uno y uno no sumarían dos, basta que la atormentada Keiko diga no y el resbalón del año se habría consumado. La lideresa de Fuerza Popular repetiría la experiencia de la hija del líder derechista Jean Marie Le Pen, que aisló políticamente a su padre y lo sacó de la vida política. Su partido se llama Frente Nacional y es un grupo nacionalista de corte populista, que goza de buena salud. Con papá Le Pen adentro les iba pésimo, perdían todas las elecciones.

Tampoco las ganan ahora, pero se han modernizado y ganado mucho más espacio de cuando eran violentos.

El dilema de Keiko no es solo qué hacer con su padre, sino qué hacer con el partido que ya construyó, con el grupo parlamentario que es su barra brava y con una masa de seguidores que ya prepara la campaña regional 2018 que ella piensa ganar. Imposible renunciar a todo ello por amor filial.

Además, no le conviene una alianza con PPK, un gobierno que todos los analistas creen que no puede consolidarse porque ya lo perdió todo con el tacu tacu de vacancia e indulto recibió el rechazo en la clase media (53%, según Ipsos). Allí están los electores que Keiko quería convencer el 2021. Entre el abismo electoral y el puente caído de la concordia, un buen asesor político le aconsejaría mantener lo ganado con Fuerza Popular. El tema de su padre debería manejarlo como lo hizo la señora Le Pen en Francia, con un respetuoso retiro de la política práctica.

Este es un caso con una enorme carga moral, de pasiones, de responsabilidad criminal que, dos generaciones después, el país no olvida.

En términos estrictamente políticos, a Keiko Fujimori Higuchi le conviene cualquier acuerdo después de las elecciones del 2018 o cuando haya consolidado su presencia electoral en un posible adelanto de elecciones producto de la crisis del gobierno.