OPINIÓN | Julio Schiappa: ¿Cogobierno? Pregúntale a los pulpines

La lluvia de versiones, de últimos datos, de cada cosa que pasaba en Palacio, expresan el culto al chisme por los limeños
OPINIÓN | Julio Schiappa: ¿Cogobierno? Pregúntale a los pulpines OPINIÓN | Julio Schiappa: ¿Cogobierno? Pregúntale a los pulpines

Esta semana los rumores, chismes, intrigas, han llenado las primeras planas, titulares de televisión, páginas web, invadiendo las redes sociales cual espesa mancha de petróleo. Un frenesí desatado por la próxima presencia de Martín Vizcarra en el país, lo cual alimentó rumores de una inmediata renuncia del presidente con transferencia del poder al embajador en Canadá.

La lluvia de versiones, de últimos datos, de cada cosa que pasaba en Palacio, expresan el culto al chisme por los limeños, como el temor de las gentes ante la incertidumbre de un nuevo gobierno. Sentimiento explicable en un contexto de pérdida de confianza en el Gobierno y en su presidente. Mejor dicho en todas las instituciones y sus líderes, basta revisar la última encuesta de IPSOS el fin de semana pasado, en la que todos caen.

Keiko Fujimori, habría fijado una línea táctica, que coincide en parte con el Gobierno: dando la orden de que el Congreso no se reúna hasta marzo. Espera que para entonces se conocerá si Barata la pone en su lista de villanos o no, y se sabrá qué hará la CIDH con el indulto a su padre. Si se revoca, Kenji estará en problemas y ella tentará el regreso del Yedi.

La viga maestra de la política peruana se llaman Jorge Barata y CIDH, todas las decisiones convergen hacia ellos. Parece, además, que los naranjas han conversado con el Gobierno, que se ha situado en una posición similar al protagonista de un chiste, quien dijo: «paren la tierra que me quiero bajar ». No moverse hasta marzo es la receta para sobrevivir Gobierno y oposición.

La idea de un cogobierno, que ronda a los asesores de PPK y medios en estos días, sería una carta de profunda división del país, otro error de cálculo y falta de sabiduría política. La gente quiere continuidad democrática con progreso, no experimentos. A ver si los pulpines marchan contra Maduro, o prefieren hacerlo contra el cogobierno.

TAMBIÉN PUEDES LEER: