OPINIÓN | Juan Mendoza: Alejandro y su banda

En la Comisión Lava Jato, Fernando Olivera ha dicho “cuando fui congresista nunca me compré televisores ni frigobares ni flores”.
OPINIÓN | Juan Mendoza: Alejandro y su banda

Dieciocho meses después que Jorge Barata confesara que Odebrecht coimeó a Alejandro Toledo con USD 20 millones a cambio de la Interoceánica Sur, reina la impunidad. Toledo vive, libre como un pájaro, en los Estados Unidos, mientras su extradición marcha a paso de tortuga. Pero, ¿quiénes ayudaron a Toledo a consumar la estafa de la Interoceánica?

En la Comisión Lava Jato, Fernando Olivera ha dicho “cuando fui congresista nunca me compré televisores ni frigobares ni flores”, criticando gastos superfluos del Parlamento por S/ 350,000. Sin embargo, Olivera tuvo un papel decisivo en que Odebrecht obtuviera la Interoceánica Sur que ya le cuesta al país la friolera de USD 4,000 millones. En un video de 2005, Olivera se ufana de haber presionado al entonces contralor Genaro Matute para hacer viable el lesivo proyecto. Olivera cuenta que llamó a Matute y le dijo: “Esta obra tiene que hacerse por el bien del país”.

La Contraloría se oponía a la Interoceánica por dos razones: había detectado un sobreprecio de más del 100%; y Odebrecht, Graña y Montero y Queiroz Galvao no podían firmar el contrato de concesión porque tenían juicios con el Estado. Olivera se felicita de haber contribuido a doblegar a la Contraloría.

Pero, la Interoceánica Sur jamás hubiera visto la luz del día de no haber sido por el crucial accionar de Pedro Pablo Kuczynski. En febrero de 2005, la Interoceánica fue exonerada del SNIP cuando Kuczynski era ministro de Economía. En julio de 2005, el Decreto de Urgencia 016-2005, firmado por Kuczynski, elevó el techo de la deuda pública en 1% del PBI, lo que permitió que nos endeudáramos para financiar la corrupta concesión. El 4 de agosto de 2005, como presidente de ProInversión, Kuczynski desestimó a la velocidad del rayo las desesperadas objeciones de Contraloría.

La Interoceánica Sur, cuyo tráfico es el 5% del que tiene la Carretera Central, nos costará USD 6,666 millones hasta el 2030. Pero, apenas se exportan USD 3 millones al año por tierra a las regiones brasileñas de Acre y Rondonia. Con la plata pérdida en la Interoceánica se hubiera podido poner doble vía a la Panamericana de Tumbes a Tacna, construir el túnel trasandino, unir Cerro de Pasco con Pucallpa por tren, darle agua y desagüe a un millón, y construir y equipar cien mil aulas.

¿Fueron Olivera y Kuczynski ineptos funcionarios, víctimas inocentes de la sofisticada mente criminal de Alejando Toledo, o miembros de una banda que, tan solo en la Interoceánica Sur, se apropiará de más de USD 6,000 millones del dinero del ciudadano con total impunidad?

TAMBIÉN PUEDES LEER: