3 May, 2017

OPINIÓN | Juan Carlos Ruiz Rivas: Pateando el tablero

La percepción de ingobernabilidad y desconfianza se incrementa minuto a minuto. Se siente en los actos de violencia familiar y barrial. Se siente en las calles...

Por  Juan Carlos Ruiz Rivas

¿Cómo interpretar la denuncia pública del ministro de Defensa sobre un supuesto reglaje contra él y sus funcionarios de confianza? ¿Cómo interpretar que lo atribuya a oscuros personajes del mismo gobierno? ¿Cómo interpretar que su jefe inmediato, el primer ministro, diga solo que no es cierto lo que dice su ministro de Defensa y no le pide su inmediata renuncia si no demuestra con pruebas concretas su temeraria declaración?

Lo más aterrador de esta historia es saber que esto ocurre con el ministro de Defensa, quien tiene a su cargo las Fuerzas Armadas, quien tiene la responsabilidad de proteger nuestras fronteras, quien lidera parte de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, quien supuestamente controla las principales centrales de inteligencia del país. Como diría el Chapulín Colorado: Ahora… ¿quién podrá defendernos?

La ausencia de una estrategia de gestión en el gabinete Zavala es más que evidente. Sus pugnas internas no se pueden disimular. Tenemos un ministro de Economía que no incrementa los niveles de inversión pública ni privada, ni impida que el crecimiento siga en picada. Tenemos un ministro de Transportes y Comunicaciones jaqueado por una dudosa adenda para el aeropuerto de Chinchero y opacado, entre más de 200 puentes caídos, por un ministro de Defensa que se convirtió en la estrella de la emergencia en El Niño costero. Tenemos un primer ministro que peca de mano blanda y no integra tras un sueño país a sus ministros de Estado.

La percepción de ingobernabilidad y desconfianza se incrementa minuto a minuto. Se siente en los actos de violencia familiar y barrial. Se siente en las calles donde operan traficantes de armas que capacitan a sicarios en complicidad con malos personajes de nuestras Fuerzas Armadas. Se siente cuando nuestras autoridades trasladan la mesa del Consejo de Ministros a los sets de radio y televisión. Se siente cuando la gente tiene miedo de salir a la calle porque no sabemos qué pueda pasarle. Se siente cuando un ministro de Estado patea el tablero sin dejarnos claro a dónde quiere llegar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR