EXITOSA NOTICIAS > COLUMNISTAS > JUAN CARLOS RUIZ > OPINIÓN |Juan Carlos Ruiz: Democracia en jaque

OPINIÓN |Juan Carlos Ruiz: Democracia en jaque

Lo cierto es que la investigación política debe darse. No se justifica, bajo ninguna circunstancia, que hoy bajemos el tono, mantengamos la calma o controlemos la indigna
1

Por Juan Carlos Ruiz

El anuncio de la reinstalación de la comisión Lava Jato, este 4 de enero del 2017, genera la opinión mesurada de algunos analistas políticos. Estos piden caute­la en las investigaciones para no po­litizarlas. Sostienen que el Congreso no debería distorsionar el trabajo es­pecializado que realizan Contraloría, Ministerio Público y Poder Judicial.

Sorprende esto. Quienes lo soli­citan son los mismos personajes que hace 16 años hicieron de la investiga­ción política sobre la caída del fujimon­tesinismo el pan nuestro de cada día.

Las confesiones de Marcelo Odebrecht hoy son como los vladivi­deos del ayer. Pero hay una pequeña diferencia. Quienes sepultaron la “dic­tadura” fujimontesinista por sus altos niveles de corrupción, levantando su voz de lucha y de protesta en nom­bre y en defensa de la “democracia”, son quienes hoy estarían involucra­dos en este escándalo de corrupción hemisférica, que ya se perfila como el más corrupto de nuestra historia, des­de los años 90.

¿Por qué antes sí podíamos politizar la investigación y hoy no deberíamos hacerlo? ¿Serán conscientes quienes gobiernan el país hace 15 años que han puesto en jaque a la democracia pe­ruana? ¿Se habrán dado cuenta de que podrían haberla herido de muerte?

Realmente no entendemos por qué estos personajes, que hoy piden bajar voz, deslizan diferencias entre inves­tigar a fujimoristas de antifujimoristas. Que nosotros sepamos, el ser antifu­jimorista no atribuye blindaje alguno sobre la persona que comete actos de corrupción. Esta es igual de dañina y condenable, más allá de quien sea el protagonista de turno.

Lo cierto es que la investigación po­lítica debe darse. No se justifica, bajo ninguna circunstancia, que hoy baje­mos el tono, mantengamos la calma o controlemos la indignación.

Si quienes se convirtieron hace 16 años en la reserva moral del país, hoy equivocaron el rumbo y no lograron caminar derecho, pues que el peso de la Ley caiga sobre ellos, como lo hicie­ron caer ellos antes sobre sus enemi­gos políticos.

Lo que sí es una lástima es que la de­mocracia sea la más afectada. El tras­pié de la antigua partidocracia sembra­rá dudas respecto a la eficiencia que esta tiene para combatir la corrupción.

 

TAMBIÉN LEE:

#Tags Relacionados

,