27 Oct, 2017

OPINIÓN | José Luis Tapia: Privatizar INEI es modernizarlo

A consideración de muchos, el Censo 2017 organizado por INEI fue un fracaso.

A esto se añade el tinte político que tendría la suscripción de un convenio de responsabilidades logísticas entre la entidad estatal y una universidad privada cuyo dueño es un ex candidato presidencial acusado de plagio. Que esta universidad obtendría información privada para usos nada científicos. Y lo más lamentable es que en la jornada censal hubo una violación de una censadora por la cual gente de INEI habría tratado de pagar S/ 1,000 soles a familiares de la víctima para silenciar este hecho.

 

Como todos  sabemos, de las dificultades surgen espontáneamente las buenas ideas. Y una de ellas es la que ha corrido el economista Carlos M. Adrianzén por redes sociales, donde se da cuenta de que para modernizar el INEI y no vuelva a  cometer estos “insólitos” errores, debe privatizarse de una buena vez.

 

Comencemos señalando que muchas empresas privadas en el Perú pueden realizar este  censo sin más complicaciones como la  que hemos observado. ¿Acaso no

conocemos que el JNE tiene registradas a más de 60  empresas que realizan encuestas permanentemente sin tener que detener a nadie dentro de su casa de

8 a.m. a 5 p.m.? ¿Quién ha dicho que la función censal tiene que hacerla necesariamente el gobierno? Eso es un invento de los estatistas por justificar que lo importante siempre lo ve el gobierno.

 

Esta función debe ser licitada a ritmo del mercado con base técnicas y económicas totalmente visibles. Y para tareas específicas de censos como las preguntas deben estar accesibles a la vista del público para que estén informadas.

 

Si hemos confiado en que la empresa privada se encargue de la alimentación, vestido, vivienda, educación, salud, y entretenimiento de la población, censar no es una gran tarea si estamos comparando con las funciones que viene realizando.

Ya se destinaron S/ 173  millones para el Censo 2017 y no se va poder recuperar. El Gobierno de Lujo debe considerar después del “análisis exhaustivo” prometido por la premier Aráoz que privatizar el INEI es la propuesta más sensata, económica, segura, moderna, ética, y rápida que mantener esta entidad estatal funcionando.

Privatizar INEI es poner a la altura de la conducta cívica de los peruanos que una vez más ha dado una lección al gobierno que el sector privado es mucho más organizado que el estatal.