6 May, 2017

OPINIÓN | Jorge Villena: Temporada de reformas

Las ONG que promocionan sus reformas que no reforman también son otros actores de este cuento, llenos de expertos que nunca tuvieron vida política...

Por Jorge Villena

Se abrió nuevamente la temporada de reformas electorales, las mismas propuestas de siempre, reformas que no reforman. La explicación es muy sencilla: la mayoría de congresistas no es militante, ni hizo vida partidaria, el Congreso está lleno de puro invitado que logró un cupo en la lista, principalmente por sus generosos aportes de campaña

Las ONG que promocionan sus reformas que no reforman también son otros actores de este cuento, llenos de expertos que nunca tuvieron vida política y/o partidaria ni entienden las complejidades de la política nacional, sus recetas son pura teoría, pura cosmética.

Hace unos meses, nuestro sabio y querido ‘Tucán’, el Dr. Luis Bedoya Reyes, dijo con acierto, que hoy los partidos son entes inorgánicos que se ordenan en función al líder de turno y que el debate público es entre “analistas” y no entre partidos.

En el actual marco legal, solo hay dos opciones: tener un partido exitoso o un partido democrático; ambas cosas juntas son imposible, las elecciones internas terminan dividiendo a los partidos que la practican y los desilusionados acaban en partidos cascarones o de independientes.

El sistema político peruano está pervertido por el excesivo costo de las campañas, la principal barrera de ingreso, campañas cada vez cuestan más y convierten a los candidatos en dependientes del financiamiento, no interesa su militancia o sus ideas, lo importante es que tenga el presupuesto para salir en medios, lo suficiente para convertirlo en “candidateable”, para algunos; vender un candidato es como vender un detergente.

Mientras nuestro sistema político tenga como principal incentivo el presupuesto de campaña, seguiremos eligiendo a toda clase de aventureros, tránsfugas y comodines.

Abramos un debate sobre una reforma de fondo. Por ejemplo, hagamos que la próxima elección presidencial sea única y exclusivamente con financiamiento público, que todos los candidatos tengan el mismo presupuesto, la misma cantidad de tiempo en medios de comunicación y la misma cobertura, prohibir regalos y publicidad exterior. La idea es encontrar un sistema en el que el factor diferenciador sean las propuestas en debate y la organización que sostiene al candidato ¿Les parece caro? Más caro es dejar que la política sea financiada por la corrupción.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

#Tags Relacionados

,