OPINIÓN | Jorge Rojas Orrillo: Terrorismo o terror político

A veces suena muy pertinente y propicio llamar terroristas a quien proteste contra las medidas gubernamentales, como la penosa alza del impuesto selectivo al consumo.
OPINIÓN | Jorge Rojas Orrillo: Terrorismo o terror político

No toda acción tomada por la población para reclamar sus derechos puede ser tomada como terrorismo.

Sin embargo, quemar un patrullero, o un portatropa, quemar una vivienda o generar daño a la propiedad pública y privada sí tiene que ver con un acto violento, que muchas  veces tiene que ver no con la protesta en sí, sino con el acto simbólico de generar a través de los diferentes medios de comunicación de miedo.

Nuestro país ya ha sufrido este flagelo hace más de dos décadas, en  las aulas universitarias y en nuestros salones de clases se gesta este tipo de ideologías aprovechadas por grupos organizados o ex terroristas que ahora transitan igual que cualquiera de nosotros como pasajeros, trabajadores, haciéndose invisible para todos y tratando de ocultar su oscuro pasado.

Seguramente no todos los excarcelados por terrorismo estarán haciendo activismo político o vandalismo de ser el caso, pero todo indica por la magnitud cada vez mayor de las protestas que vienen infiltrando marchas, protestas, sindicatos y hasta el propio Congreso de la República.

A veces suena muy pertinente y propicio llamar terroristas a quien proteste contra las medidas gubernamentales, como la penosa alza del impuesto selectivo al consumo.

Mientras nuestros políticos pelean por televisores y desperdician su tiempo en dobles votaciones el país esté retrocediendo.

Los economistas advierten una posible recesión económica y el país no crece más.

La encuesta, que pone a Vizcarra con un nivel de desaprobación mayor al de hace un mes atrás, la salida del ministro de Economía, David Tuesta, entre otros elementos, no solo nos hacen dudar del avance del gobiernos de Vizcarra, sino una futura salida.

Esperemos por el bien del país, esto no suceda y el cambio del mando de poder democrático se realice en el 2021 como lo estipula la Constitución.

Es nuestra obligación como ciudadanos fiscalizar a los políticos, pues la gran mayoría gestiona y propagandiza sus acciones y actividades de espalda al país.

*Gestor de Plataformas Digitales y Experto en Comunicación Política

TAMBIÉN PUEDES LEER: