OPINIÓN | Jorge Rojas: “Municipales para ciudadanos, no para delinquir”

Los principales responsables somos los votantes, desde ya encontramos candidatos acusados por corrupción, por no declarar sus ingresos o sus currículos vitae actualizados.

Llegas al poder para dirigir una institución como la municipalidad, y te organizas dentro de ella para delinquir. Los intocables ediles y cuantas bandas más organizadas existen dentro de nuestro sistema municipal y organización gubernamental.La sociedad civil debe ser consciente y saber elegir por experiencia y nuevos rostros. Los partidos políticos deben convertirse en instituciones de base y no vientres de alquiler.

Los principales responsables somos los votantes, desde ya encontramos candidatos acusados por corrupción, por no declarar sus ingresos o sus currículos vitae actualizados o por no pagar alimentos a sus hijos, eso verdaderamente es indignante.¿Cómo van a poder gestionar un municipio si su palabra está rentada a sus auspiciadores, familiares, constructoras?

Por eso es importante que los municipios sean conducidos y gestionados por gente capaz y con ganas de cambiar sus propias calles, y mejorar la calidad de vida de los vecinos.Temas como los bomberos desprotegidos, la inseguridad ciudadana, la delincuencia al paso, y tantos otros más, deben ser resueltos con acciones específicas y no con verborrea simple de campaña.

Todo político debe ser sancionado de alguna u otra forma si incumple lo que prometió o si tiene acciones contra la sociedad, también debe ser sancionado. La propuesta de referéndum es buena, pero debe ampliarse a diversos temas más, llevar al fina la reforma del Estado.Por eso es imperativo renovar los cuadros políticos en el país reforzar los partidos políticos, aumentar las penas por corrupción, delincuencia y violación.

El ordenamiento vecinal es un tema que no se ha mencionado, la tugurización de los cerros de Lima y la falta de servicios básicos genera este malestar y desorden continuo de Lima.Los nuevos ordenamientos deben estar redirigidos hacia una Lima ordenada, limpia, segura y conectada. En pleno siglo XXI, no es posible que aún no tengan servicios básicos como agua potable y luz.

Es el poder de la población.

TAMBIÉN PUEDES LEER: