OPINIÓN | Jorge Rojas: Chávarry  vs. Chávarry

Quedarse a la cabeza del Ministerio Público le da la fortaleza de poder llevar a cabo las pesquisas e intervenciones que el país y la ciudadanía está esperando.
OPINIÓN | Jorge Rojas: Chávarry  vs. Chávarry

El 07 de junio del 2018, el abogado de profesión Pedro Chávarry fue elegido como Fiscal de la Nación. Tres meses después, y luego de recibir una campaña mediática de demolición de distintos sectores de la política nacional, aún se mantiene en el cargo.

Los medios de comunicación, el Congreso de la República y ahora la junta de fiscales se han pronunciado en contra de la continuidad del fiscal de la Nación.

A Chávarry le quedan dos caminos: el primero, mantenerse en el cargo y echar su suerte a que el debido proceso se curse y sea nada más y nada menos que el Congreso vea y resuelva su caso en cuestión, y pueda con una mayoría fujimorista “quizá” ser avalado, lo que confirmaría para los sectores de la izquierda un respaldo o protección de parte de la representación naranja. Sin embargo, la guerra que enfrenta Chávarry con los principales medios del país continuaría y los sectores vinculados con los ex presidentes como Alejandro Toledo y PPK, la ex alcaldesa Susana Villarán, entre otros, continuarían con esta campaña de desprestigio. Su vinculación en la investigación presentada por el ex fiscal Pablo Sánchez, como parte de la organización “Los cuellos blancos del puerto” podría sonar objetiva y real, siempre y cuando viniera la investigación por otro fiscal, pero es el mismo Pablo Sánchez que sin ningún logro importante durante su gestión, más que mantener presa a la voleibolista Jessica Tejada, y ningún pez gordo, además siendo él quien aparentemente habría tratado de perpetrarse en el poder del Ministerio Público, le resta la objetividad a esa investigación y más bien parece una VENGANZA MEDIÁTICA.

Quedarse a la cabeza del Ministerio Público le da la fortaleza de poder llevar a cabo las pesquisas e intervenciones que el país y la ciudadanía está esperando, la captura de Toledo, la prisión preventiva de PPK y Villarán, entre los casos más sonados, como lo muestran las últimas encuestas. Lo único que pondría la balanza a su favor sería la captura inmediata de los verdaderos “peces gordos”.

Sin embargo, el documento de la junta de fiscales nos deja las cosas más clara en el párrafo que consigna lo siguiente. “Conforme a los objetivos, valores y principios que persigue nuestra noble institución, rechazamos los actos irregulares que han generado esta crisis institucional y todo intento de interferencia política que exacerbe a la sociedad en contra de nuestra estabilidad organizacional; por lo que exigimos a los poderes e instituciones del Estado, respeto a nuestra autonomía a fin de continuar cumpliendo con eficiencia e independencia nuestras funciones”.

¿Y SI SE VA?

El segundo camino es irse, pero dejar las investigaciones tan avanzadas para que el fiscal que asuma pueda continuar los caminos de la justicia y que la ley demanda. no a la impunidad ni a los grandes consorciados que por años se han beneficiado de la corrupción y las empresas brasileñas, ahora quieren pasar piola tratando de tumbar a quien aparezca al frente que no conjugue con sus intereses. Finalmente, la población tiene la última palabra y es la más perjudicada en todo este ruido político. El país no crece y las inversiones no aumentan. Hay mucho por hacer y mucho pan por rebanar.

TAMBIÉN PUEDES LEER: