OPINIÓN | Javier Barreda: ¿Sin Educación para el Trabajo?.

Conocí a uno de los profesores de Educación para el Trabajo en un colegio público de San Juan de Lurigancho.

Por: Javier Barreda.

Conocí a uno de los profesores de Educación para el Trabajo en un colegio público de San Juan de Lurigancho. El profesor enseñaba instalaciones eléctricas en dos secciones de secundaria. Le pre­gunté por qué era útil dedicar 5 o más horas por semana en Educación para el Trabajo. El profesor me contestó que muchos de sus alumnos son de muy escasos recur­sos y que “gran parte de ellos no se ponen como horizon­te, ni mediato, el estudiar en un instituto y menos en la universidad; con lo que aprenden en el colegio, afronta­rán el mercado laboral. No hay tiempo para descansar; tienen responsabilidades familiares que asumir”.

 

Educación para el Trabajo son las horas semanales que se dedica en la educación secundaria para que los estudiantes adquieran y desarrollen un ‘oficio técni­co’ en talleres de confecciones textiles, electricidad, carpintería, soldadura, etc. No es fácil esta ta­rea, implica laborato­rios y talleres suficien­temente modernizados y docentes actualizados. Desde hace un tiem­po no se transfiere re­cursos del sector Edu­cación para Educación para el Trabajo; son los padres de familia quie­nes asumen –muchas veces– costos de mate­rial o insumos. Pero sus hijos logran adquirir una primera capacidad para bus­car un empleo al egresar del colegio.

 

En el Perú, aproximadamente 2100 colegios tienen Educación para el Trabajo con más de 5 horas a la se­mana (instituciones como Fe y Alegría, por ejemplo); abarcando a cerca de 600 mil alumnos, e involucran­do a miles de profesores formados para ello, quienes por años han transferido capacidades para la prime­ra incursión laboral de miles de alumnos. El Ministe­rio de Educación ha publicado la Currícula Educativa 2016, y reduce a sólo 2 horas semanales Educación para el Trabajo, tanto en la jornada regular como en la completa; lo que consideramos un error. Educación para el Trabajo debería modernizarse y desarrollarse estrategias creativas de articulación al mundo labo­ral. No limitarla. Educación para el Trabajo, a pesar de las insuficiencias o descuidos oficiales, es un primer peldaño hacia el mercado laboral de miles jóvenes del mundo popular de Lima y provincias. Al debate, y oja­lá se rectifique ello.

TAMBIÉN PUEDES LEER: