31 May, 2017

OPINIÓN | Jaime Villanueva: El Chinche (ro) que ataca al gobierno

Actuando más como una pandilla que como un grupo político han iniciado un camino sin retorno hacia la completa desestabilización del gobierno.

Por  Jaime Villanueva

Los chinches no son fáciles de detectar, aunque permanecen juntos y emiten un olor especial. Producen además un fuerte escozor del que es muy difícil desprenderse. Ese ha sido el exacto modo de conducirse de la mayoría fujimorista en el Congreso durante la semana que pasó. Actuando más como una pandilla que como un grupo político han iniciado un camino sin retorno hacia la completa desestabilización del gobierno.

A este coro se ha sumado también la Contraloría, que presa de la presión congresal, ha sumado una vergüenza más a su largo historial inaugurado por el contralor anterior. Durante todo lo que va del presente siglo se le pasearon las tortugas en el caso Lava Jato y nunca ninguno de sus funcionarios -incluyendo al actual contralor- tuvieron la prisa, prestancia, y diligencia que han mostrado ahora con el caso del mencionado aeropuerto.

Aquí no discutimos lo pertinente o no de la obra -que, siendo un anhelo del pueblo cusqueño, ahora no se hará- sino de su utilización política para desestabilizar a un gobierno débil y errabundo.

El vicepresidente Vizcarra ha salido a decir que les faltó “mañosería política”; lo que parece faltarle a este gobierno son políticos. Dirigentes que tengan en claro cuáles son sus objetivos y los pasos que deben dar por conseguirlos. Si entendemos la política como la lucha por el poder en beneficio de los ciudadanos, es evidente que el gobierno la está perdiendo.

Lo que todos -menos el oficialismo- vemos es que se están enfrentando a una oposición fujimorista impaciente por ocupar el lugar que no pudieron obtener en las urnas. Es claro que no cesarán en su empeño por lograr vacar al presidente o al menos debilitarlo tanto que genere la abdicación de la función para la que fue democráticamente elegido.

No contentos con eso, también están empeñados en impedir que nuevas agrupaciones políticas compitan en las próximas elecciones. Lo quieren todo y lo quieren pronto. No están dispuestos a esperar, no les queda más tiempo, menos ahora que se encuentra cada vez más cerca el huracán Lava Jato que recién ha empezado a manifestarse. Son demasiados los compromisos de impunidad y las participaciones directas. Esta puede ser la perfecta oportunidad -tal vez la última- que tenga el gobierno de actuar con firmeza y salvarse. Es el momento en que de la mano de las instituciones democráticas como el Ministerio Público y el Poder Judicial se inicie la fumigación que todos los ciudadanos esperamos.

TAMBIÉN PUEDES LEER

#Tags Relacionados

, ,