4 Ene, 2017

OPINIÓN | Gustavo Guerra García: Empresas involucradas en sobornos no deben participar de licitaciones

Es muy sano que todo el mundo sepa que las empresas co­rruptas con sobor­nos comprobados no serán nunca más proveedoras del Es­tado. Este es el castigo más ejemplar que...

Por Gustavo Guerra García

Saludo y celebro, más allá de las discrepancias, la declaración del primer ministro del Gobierno del Perú, Fernando Zavala, que señaló que Odebre­cht y todas las empresas de construcción brasile­ras que han sobornado a funcionarios sistemáticamente no volverán a participar en licitaciones que se realicen por el Estado peruano. Aunque espero que luego nos expliquen la base legal para hacerlo, el anuncio es una muy buena señal de que los corruptores sistemáticos no son bienvenidos en el Perú. Lo quiero entender como que el Ejecutivo peruano sí tiene el máximo compromi­so de desterrar la corrupción con una medida efectiva. Y es que esta es la mejor reacción posible del régimen peruano frente a las coimas confesadas y reconocidas en el Perú por US$ 29 millones.

Espero que el Congreso, el Poder Judicial y los par­tidos políticos res­palden la posición del Poder Ejecuti­vo en este tema. Es muy sano que todo el mundo sepa que las empresas co­rruptas con sobor­nos comprobados no serán nunca más proveedoras del Es­tado. Este es el castigo más ejemplar que se puede ejecu­tar. Esto no significa que no se deba exigir las indemniza­ciones por los sobrecostos y los sobredimensionamientos de las obras involucradas en donde estas empresas han recibido beneficios extraordinarios como consecuencia de sus malas prácticas. Y será bueno que se produzca el máximo escrutinio público en el Congreso y en la sociedad.

Esto tendrá un impacto enorme en el sistema econó­mico, pues el sector constructor peruano podrá flore­cer sin que su mercado sea copado por extranjeros. En este sentido, tendremos una economía con reinversio­nes nacionales y dejaremos de ser una economía de en­clave dominada por multinacionales que remesan a su país de origen gigantescas utilidades en un sector tan importante como la construcción.

Quizás, lo dicho por Fernando Zavala, sea el mensa­je más importante de este Gobierno y de su carrera pú­blica, y pronto existirán enfrentamientos, pues es obvio que se está forjando una correlación de fuerzas para pre­sionar al Estado peruano a que acepte indemnizaciones y delaciones voluntarias a cambio de que las filiales de Odebrecht puedan seguir operando en el Perú.

TAMBIÉN LEE:

 

#Tags Relacionados

, ,