9 Feb, 2018

OPINIÓN | Giovany Rocío: ¿Y si soy pobre, me muero?

Un adulto puede incluso vivir con el hígado graso, pero un niño de meses, 6 meses tenía, era mortal.
OPINIÓN | Giovany Rocío: ¿Y si soy pobre, me muero?
OPINIÓN | Giovany Rocío: ¿Y si soy pobre, me muero?

Aquella mañana, mientras me dirigía a mi oficina, en la radio escuché a un padre desesperado.  Había logrado que su voz tenga algún eco de la pesadilla que le estaba tocando vivir en el gran Hospital del Niño de la avenida Brasil, porque, sin duda alguna, es un apostolado lo que hacen los médicos y ni qué decir, de las voluntarias. Pero desgraciadamente, si un niño menor de 2 años tiene el hígado graso y es pobre, está condenado a una sola cosa: la muerte.

Un adulto puede incluso vivir con el hígado graso, pero un niño de meses, 6 meses tenía, era mortal. Llegué a mi oficina y pedí que lo contacten. Si cuento esta historia es porque quiero llamar la atención de las autoridades de Salud y de la clase política. Y si logro salvar con esta columna una sola vida, como la de esta niñita, será suficiente.

El señor vino con su esposa y su hija, y me dijo que ya no tenía tiempo. Mi directorio lleno de planos y documentos, se había llenado de lágrimas. Entonces, él me dijo, que la única alternativa  era irse a Buenos Aires, Argentina.

Lograr ingresar y que una vez adentro pasen como turistas, y después ir a un hospital público y luego de ingresarla por cualquier cosa a ella la atenderían. Y si todo sale bien, en ese hospital le harían el trasplante de hígado.

El mismo que en Perú no hacen. Pero él tenía uno o dos meses. Mi esposa compró los pasajes inmediatamente en Aerolíneas Argentinas, dos de adulto y un infante, me cuenta que fueron muy amables y ese era parte del Plan. No Lan. Él ya sabía que quizás no lo dejen subir. Y en Migraciones pasó sin mayor obstáculo. Con los pesos, que le di y poder llevar a cabo el plan, se encomendó a Dios y se fue directo al Hospital del Aeropuerto. Y debo decirlo con vergüenza de lo que somos como país. De inmediato los hospedaron a los padres y a la niña la internaron, luego de unas semanas, la niña entró a cirugía, el padre, el donante, y gracias a Dios y a ese hospital estatal argentino, la niña tuvo un mañana. Han pasado 3 años de aquel hecho.

Sé que EsSalud en los últimos años ha mejorado una barbaridad y hoy tiene a los mejores profesionales y equipos, sé que hay clínicas privadas buenas y otras que trafican con la salud de las personas en una sola base, el lucro, no el paciente, y espero que la salud pública haya evolucionado.

Esto no es exclusividad de la salud pública. Hay clínicas particulares con seguros privados, que al ver poca rentabilidad y complejidad en tu tema, te mandan a tu casa.