6 Oct, 2017

OPINIÓN | Giovany Rocío: Mesa que más aplauda

Y de un Fondo de Botella, quieren hacer un Rubí.

Mientras escribo esta columna, mi corazón late, como si me embargará una taquicardia. Amo el fútbol, amo el Perú. He estado a mis 36 años en 9 países, en diversas eliminatorias y Copas América, también en Mundiales (y la pregunta siempre era la misma) y en finales de Libertadores y Champions.

Dicen que en Lima, miles están con los polos de la selección, ¿pero realmente el futbol peruano ha mejorado o ha sido Ricardo Gareca que de manera inteligente lo ha hecho?

Fernando Obregón (Hoy encargado de la seguridad en los Panamericanos), advirtió que se tenga cuidado que el camerino lo pinten con pintura hipocsica antes del encuentro. Ayer lo pintaron. Acá pecamos de ingenuos.

El fútbol peruano, aislando la selección de Gareca, tiene un doble mérito. Aun perdiendo, tenemos vida. Pero sobre todo un doble mérito porque se ha enfrentado a toda la podredumbre en la que se encuentra nuestro fútbol local.

Debemos ser el único país que tiene dos instituciones, la ADFP y la FPF.

El año pasado los hinchas de Universitario se burlaron de la forma en que pudieron del proceder de los dirigentes de Alianza Lima, hoy Universitario hace lo mismo, consigue 3 puntos reclamando en Mesa. ¿Ahora podrán decir Alianza Mesa? De lo que tanto se jactaron.

Con los dos clubes más importantes del país intervenidos por la Sunat, sin un plan a largo plazo que incluya el desarrollo de menores. Cuántos de estos chicos tuvieron en el finado Raúl Alcalde y su socio Enrique Rivera con el Real Club o Esther Grande de Bentín o el trabajo hecho en la Universidad San Martín. Pregúntense cuántos de estos futbolistas provienen de esos equipos.

Mientras tanto, la ‘U’ y Alianza Lima con la complicidad de muchos, mantienen a sus primeros equipos con sueldos astronómicos para la realidad de nuestro país y del propio sistema fútbol, logrando que las administraciones temporales solo acrecienten las deudas y estas no disminuyen en nada. Y la inversión en menores, por suerte han salido clubes de menores como los mencionados.

No soy ‘pitoniso’, solo Dios sabe cuánto quisiera que mi selección siquiera empate, estaré contra Colombia, como todos los partidos de Perú. Pero el fútbol peruano, cada vez es el mayor reflejo de la podredumbre moral de nuestro país.

Por eso una doble felicitación profesor Gareca, porque contra los dirigentes mediocres, con los  supuestos dos clubes más grandes, expertos en ganar en mesa, periodismo deportivo que hacen de la Previa (una serie de payasadas) o comentaristas que llenan de lisuras sus  comentarios. Contra todo eso, usted mantiene viva la ilusión hasta el final.

¡Vamos Perú, todavía!