8 Dic, 2017

OPINIÓN | Giovany Rocío: La urgente necesidad de un primer ministro capaz

Si uno revisa los números del proceso económico de los últimos 20 años, encontraremos que económicamente cuando el Perú tuvo mayores picos de crecimiento

Me encantaría despertar y encontrar que, dejando los odios de lado, y pensando en el Perú, se nombre un primer ministro capaz, y cuando uso la palabra capaz, para este cargo, simplemente no se debe reducir a su nivel profesional, a esto súmale la necesaria capacidad política de poder articular correctamente con los diversos sectores del país.

Si uno revisa los números del proceso económico de los últimos 20 años, encontraremos que económicamente cuando el Perú tuvo mayores picos de crecimiento fue cuando se tuvo como premier a Jorge Del Castillo, con una disciplina macroeconómica interna, pero con una inteligente posición política, la misma que logró que la gente contacte con el Estado, encontrando una percepción cómoda en el ciudadano.

Este año el crecimiento del Perú ha sido el peor de los últimos 15 años, sin superar el 3%, nos enfrentamos a un serio retroceso, sumado a la poca reacción en el proceso de reconstrucción de todo lo dejado por El Niño costero, ni siquiera en el 2009, cuando la mayoría de economías se desplomaron, tuvimos esos números.

Me preocupa no solo los indicadores económicos, sino que de por medio el gobierno muestra poca reacción política a pesar de aislados intentos, como el inteligente nombramiento de Carlos Bruce en quizás uno de los ministerios con mayor injerencia en la gente como es el Ministerio de Vivienda y Construcción.

Creo que es momento que el gobierno piense en establecer, más allá de sus filas, pragmáticas soluciones. Desgraciadamente las posiciones viscerales de muchos se anteponen a la verdadera necesidad de nuestro país. Ahorita necesita capear el temporal y de manera inteligente afrontar toda esta crisis que no solo es política sino económica y que quizás no ahora, en unos pocos meses, se comenzará a sentir más en todos los escalafones económicos.

El próximo año será un año de elecciones municipales y regionales, con un Estado sumamente descentralizado producto de medidas populares más que la puesta en marcha de políticas públicas en las que se busque llegar a la mayor cantidad de peruanos con procesos inteligentes, ya sea en Educación, Salud y demás. Y con esta norma que reprime la reelección, tendremos en todos los cargos gente nueva y con todo lo que eso significa y sin mayores operadores políticos. Así traigan a un brillante profesional como Carlos de La Flor, poco o nada se podrá hacer.

 

Ojalá piensen en el país por un momento.