25 Ago, 2017

OPINIÓN | Giovany Rocío: La huelga de profesores para dummies

" La verdad, desde mi humilde punto de vista, espero que cuando se publique esta columna, en ese intervalo de tiempo ya esté solucionada la huelga ..."

Por: Giovany Rocío

Primero.- Los diversos sindicatos, que lejos de cumplir un papel que luche por los múltiples problemas del Magisterio, han pola­rizado está huelga que lleva 72 días, y la percepción que ha dejado a la ciudadanía es su renuencia a ser evaluado. Ya que por el con­trario, lo que buscan es eludir la meritocracia, el ser capacitados y son contrarios a que sean evaluados hasta en 3 veces, puesto que si son desaprobados tienen hasta 3 oportunidades para pasar el examen; vale decir, el Estado te capacita y si desapruebas 3 veces, obviamente no estás calificado para enseñar nada.

Segundo.- La ministra de Educación y parte del Gobierno Central, sin duda alguna, la lejanía de la ministra con el Ma­gisterio y la casi nula capacidad de apagar una llamarada, en su momento, y no dejar que este fuego se vuelva un incendio de condiciones mayores. Y la poca pericia del ministro del In­terior de asegurar que el maestro símbolo de esta huelga, un tal Castillo, era de la cúpula del Conare (brazo armado de Sen­dero Luminoso). Eso aumentó la percepción de la ciudadanía, que se preguntaba por qué no se le apresaba a ese terrorista.

Tercero.- La nefasta posición del Frente Amplio, partido fragmen­tado de izquierda, que de manera aislada y segregada ha logrado respaldar a los manifestantes fuera del diálogo. Curiosamente, el partido que dio en las elecciones todo el respaldo para que suba PPK.

Cuarto.- La participación de algunos congresistas de Fuer­za Popular, la foto filtrada en la que se ve al ortodoxo Castillo conversando con el pintoresco Becerril. Esto hace ver que en el partido de Keiko, con mayoría en el Congreso, hay un congresista reelecto como Becerril, que primero fue elegido congresista por Amazonas y ahora es reelecto por La Libertad. Además, deja la percepción que el paro a ellos los favorece po­líticamente, dejando de lado el pueblo.

La verdad, desde mi humilde punto de vista, espero que cuando se publique esta columna, en ese intervalo de tiempo ya esté solucionada la huelga. El Gobierno ya ha cedido bas­tante, igual creo que deben cambiar de ministra para refres­car el interlocutor, URGENTE.

Pero los más perjudicados son sin duda alguna los millones de niños que no asisten a clases y los maestros que sí quieren enseñar, porque ser educador es una vocación. Existe la po­sibilidad latente de que se pierda el año escolar, y mucho de los exámenes para acceder a universidades son en octubre, a eso debemos agregarle que los tiempos convergen con quizás quitarle un año de vida a toda una generación.

TAMBIÉN PUEDES LEER: