14 Abr, 2018

OPINIÓN | Giovany Rocío: Familia Política vs Políticos de Profesión  

Pero fue hasta los 16 años que ingresé a mi aula de Derecho en San Marcos, que me di cuenta que la política y yo éramos como el agua y aceite.
OPINIÓN | Giovany Rocío: Familia Política vs Políticos de Profesión  
OPINIÓN | Giovany Rocío: Familia Política vs Políticos de Profesión  

 

 Uno de los recuerdos más gratos de mi infancia, es cuando mi abuelo político me llevó de la mano a inscribirme en el Apra, me devoraba con pasión los libros de Víctor Raúl Haya de la Torre, no podía creer que hubiera escrito eso tantas décadas atrás.

Pero fue hasta los 16 años que ingresé a mi aula de Derecho en San Marcos, que me di cuenta que la política y yo éramos como el agua y aceite. Como el pequeño comerciante y la Sunat. Nunca he asistido a un mitin, tampoco a una reunión política, ni en la universidad, ni en otro lado.

Hoy vemos cómo dos hermanos se destruyen a morir, detrás de eso el poder. ¿Realmente vale la pena tanto sacrificio?

Ahora vienen las elecciones Municipales y Regionales. La campaña que me salta a la mente es cuando los limeños querían importar a Luis Cáceres Velásquez (alcalde de Arequipa por dos periodos consecutivos: 1987-1989 y 1990-1992) y al final Ricardo Belmont fue reelecto, no lo hizo mal. Pero las obras de Cáceres Velásquez, que pasaron primero en Juliaca y luego en Arequipa, querían que lleguen hasta Lima. Se hablaba cómo en Arequipa no había ni un solo papel en la calle.

Al Final Cáceres Velásquez acabó en el lado oscuro, pero esa es otra historia.

Sin duda, hay políticos de profesión, por ejemplo en Francia existe toda una línea de carrera como tal y en otros países esto se repite y estos migran.

La reelección, hoy prohibida, está haciendo que diversos alcaldes con altos índices de aprobación quieran migrar a otros distritos e incluso departamentos o gobiernos regionales. Por ejemplo, Jorge Muñoz creo que sería un gran gobernador de Lima, Francis Allison un buen alcalde de Cañete o Guido Iñigo en Villa Maria del Triunfo, todos con 60% más de aprobación.

Pero el que alguien deje a su esposa o hijo, tratándole de endosar su “popularidad”, es insultar al electorado. O lo que es peor, hoy muchos alcaldes se están poniendo detrás de alguien como teniente alcalde y ya sabemos al final quién gobernará.

Ojalá la política sea decente y más gente de bien ingrese. Lo de Vizcarra lo veo con muy buenos ojos.