25 Nov, 2017

OPINIÓN | Giovany Rocío: Devuélvanme mi plata

Hay un negocio que del 2014 al 2017 en el Perú ha tenido un crecimiento del 66%.

Del 2013 al 2017, el Perú ha tenido un crecimiento promedio de 3%, y en el acumulado esperemos superar el 11%.

Hay un negocio que del 2014 al 2017 en el Perú ha tenido un crecimiento del 66%.

Todos los peruanos con autos alguna vez hemos sido víctimas de ese crecimiento impositivo, producto de la firma de un contrato, hoy a todas luces, con un modus operandi corrupto de Odebrecht y OAS. Que no es otro, que el peaje.

En el 2013, el peaje costaba S/ 3 (tres nuevos soles), el 2014 pasó a costar S/ 3.50 (tres 50/100 nuevos soles), un aumento de 16.66%, y hoy cuesta S/ 5 (cinco soles), es decir 66.66% más y esto en nuestras narices y frente a toda una ciudad de 13 millones de habitantes. Aumento que ya no va a EMAPE, empresa que maneja todas las avenidas principales de Lima Metropolitana, si no a empresas como Odebrecht (que este año, incluso, en pleno proceso de investigación, vendió parte de su participación en 500 millones).

Si bien es cierto, existe un contrato firmado, el Ministerio de Justicia debe de facilitar al procurador para que este demande la nulidad del contrato y/o en su defecto la Contraloría emitir un informe, estableciendo los vicios ocultos, facultando al actual alcalde de Lima de resolverlo. Eso sí, dar los pasos correctos, para no demandarnos, pero ustedes creen que alguien podría darle la razón a estas empresas, incluso en algún fuero extranjero.  No es difícil de colegir, es imposible.

Pero volvamos a lo leonino del contrato para los limeños, un crecimiento de 66% en escasos 3 años, que entre sus novaciones tiene la eliminación de quizá una de las dos arterias de transporte que funcionan, sí la construcción de un Metropolitano en todo Evitamiento y parte de la Panamericana, tanto Sur y Norte. La firma de este contrato eliminó la construcción de ese Metropolitano. A si que no solo lo sufren los que tienen, sino los millones que utilizan transporte público.

A eso debemos agregarle que Lima es una ciudad, ahora más pobre, después que Montesinos viera en Ricardo Belmont un posible rival de Fujimori; redujo a 1/18  el 6% del presupuesto que tiene la Comunidad de Bogotá, y eso hasta ahora nunca se arregló.

Por eso, cuando te preguntes porque no existe un funicular como el de Río, La Paz, Bogotá, Medellín; ahí está la respuesta. Porque hasta ahora no se hace nada con la construcción de la Vía Expresa Sur, la misma que jamás se construyó, vale el 3% de lo que costó la Interoceánica y beneficiaría a 2.5 millones de limeños directamente, ahorrándole entre 30 y 45 minutos por ida, es decir, una hora y media al día.