COLUMNISTAS

OPINIÓN | Eduardo González Viaña: Los latinos de Trump

By Joshwel Yañez

September 12, 2018

El mes pasado, el agente de inmigración Adrián Anzaldúa descubrió a 78 indocumentados en un camión de Laredo, Texas. De no ser por su acción oportuna al capturar al contrabandista y abrirles la puerta del remolque donde estaban encerrados, los inmigrantes habrían muerto asfixiados o achicharrados. Anzaldúa, quien es bisnieto de mexicanos, recibió una condecoración de manos del presidente de Estados Unidos. Sin embargo, no estoy muy seguro de que se sintiera halagado por las palabras de Trump que al dirigirse al público, repetía asombrado: -Habla inglés. Habla inglés perfectamente. Para él, era casi imposible que un hombre de rasgos hispanos fuera capaz de esa hazaña. En todo el mundo, los medios de comunicación comentaron con sorna la casi cotidiana ignorancia y el no muy escondido racismo del presidente. Por esta razón y porque he estado presentando mi novela La frontera del paraíso y mis relatos de Siete noches en California, basados en la inmigración, muchos periodistas me han preguntado si es verdad que la elección de Trump se debe a los latinos. Les respondo: Es cierto. Fueron muchos, muchísimos los trumpistas latinos, a pesar de que los insultos del magnate contra la comunidad mexicana se extendían a todos. En Florida, uno de los estados que decidió el resultado, se esperaba que el aumento de los votantes de esa etnicidad inclinara la balanza hacia Hilary Clinton, pero no fue así, y todos coinciden en que la victoria del magnate se debió al voto latino. ¿Quiénes son ellos y por qué lo hicieron?… En las fotos y los videos, se les muestra poco heterogéneos. Son los más oscuros, pero la mayoría tiene el pelo pintado de rubio. Otros posan hogareños, pero a la única “American Family” a la que se parecen es a la familia Adams. Se sienten felices porque tienen más tiempo en los Estados Unidos. Hace muchos años consiguieron la “green card” y luego la ciudadanía, y por fin gozan de los privilegios que los estados otorgan a la “gente de color”, una suerte de “discriminación positiva”, según la cual entre dos trabajadores con iguales calificaciones, uno “blanco” y otro “colored”, hay que elegir al latino. Este tipo de latinos discrimina a los recién llegados porque teme que les disputen sus privilegios, prohíbe a los hijos hablar en castellano, quema el antiguo pasaporte y desdeña las costumbres originales y está en camino hacia la completa “blanquitud”. ❖