OPINIÓN | Desigualdades, la palabra de José Godoy

La Municipalidad Metropolitana de Lima no apoyó la Marcha del Orgullo LGTBI. Por el contrario, im­pidió que la misma cerrara en la Plaza San Martín.

La Municipalidad Metropolitana de Lima no apoyó la Marcha del Orgullo LGTBI. Por el contrario, im­pidió que la misma cerrara en la Plaza San Martín, con argumentos que, en el fondo, escondían la ho­mofobia de sus funcionarios.

El ‘Estado Mundial de la Infancia 2016’, publicado por UNICEF, destaca los avances del Perú en políticas a favor de niños y adolescentes, pero resalta que las cifras sobre servicios básicos, educación y salud son mejores en Lima que en zonas rurales.

En la misma línea, el director del Instituto de Estudios Peruanos, Ricardo Cuenca, señaló que el principal reto para la gestión del ministro Jaime Saavedra está en las brechas educativas existentes en el país.

El anuncio de un libro de los periodistas Luis Felipe Ga­marra y LuisDavelouissobre historias de liderazgo en el Perú desató una fuerte po­lémica en Facebook, debido a la ausencia –salvo una ex­cepción– de mujeres en las entrevistas presentadas. Más allá de adjetivos, se plantea­ron puntos interesantes so­bre las razones por las cua­les no hubo casos femeninos en el volumen: definición de éxito, uso del tiempo, brechas de clase y salariales funda­das en el género.

Catorce militares fueron llevados a juicio oral por las violaciones sexuales sistemáticas cometidas en las bases militares de Manta y Vilca (Huancavelica), en el periodo de violencia que vivió el país entre 1980 y 2000. Las víc­timas son mujeres, pobres, quechuahablantes y habitan­tes de zonas rurales.

La enumeración de eventos arriba mencionada corres­ponde a acontecimientos producidos en esta semana. To­dos tienen tres aspectos comunes: nos muestran las des­igualdades aún existentes en el país, aluden a aspectos claves de la vida cotidiana y afectan a grupos especial­mente vulnerables.

¿Qué nos muestra? Además de las tareas pendientes en diversas materias, nos abre el abanico de temas en los que nuestros políticos tendrían que ponerse de acuerdo para el próximo quinquenio (la economía no es la única mate­ria). Pero evidencia que la responsabilidad de acortar es­tas diferencias no solo está en el Estado, sino también en la sociedad. Tenemos una tarea pendiente para no invisi­bilizar estos tópicos y abordarlos seriamente. Comence­mos por casa.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER:

TAMBIÉN PUEDES LEER: