OPINIÓN | Dennis Falvy: ¿Pisaremos la cáscara del banano?

La inflación es baja, pues el dinero se ha ido a los valores que han trepado a niveles nunca vistos...

Hay dos predicciones que a mi juicio tienen base cierta factual y estadística, pero que al menos mucha gente no las cree y es que se asusta un poco si hay movimientos ne­gativos fuertes en Wall Street o temblores en Lima y todo luego vuelve a la normalidad. Me refiero al silencio sísmico que data del año 1746 en Lima Callao y asimismo la reven­tazón de burbuja ocurrida en Wall Street en los años 30, la que cambió el mundo entero, propició a Hitler, los New Deals de Roosevelt, y la Segunda Guerra Mundial con la bomba atómica y la supre­macía del dólar, en Bretton Woods, en 1944, y asimismo la recuperación de Japón, la guerra con Corea, la Guerra Fría, lo de Mao Tse-Tung y un enorme etcétera.

Asistimos en repetidas opor­tunidades a que el doctor Tavera, presidente del Insti­tuto Geofísico del Perú, nos advierte la probabilidad de que un sismo de magnitud de 9 MW, como el ocurrido en el año 1746, sea una realidad en Lima y Callao. Ello incluso con tsunami incluido, con olas a 150 km y altura de 40 metros.

De resultas, la gente se asusta con terremotos en el mundo y aquí se promociona la mo­chila salvadora, los simulacros y luego olvidan.

Pero ojo, en el año 2010, en Haití, un sismo que tenía su silencio desde el año 1770 irrumpió la isla con 7 MW y 15 km de hipocentro. Liquidó a 316, 000 personas, 350,000 más quedaron heridas, y 1.5 millones sin hogar. Así que el nefasto pronóstico del silencio sísmico llegó.

Lo mismo pasa con la reven­tazón de Wall Street, mori­gerado por la actitud de los bancos centrales y la interven­ción de las multinacionales que canalizan sus excedentes a la bolsa neoyorquina.

El economista Ricardo La­gos ha venido sosteniendo por semanas en su colum­na un ajuste extraordinario. Señaló el domingo pasado, que se equivocó con que el mercado alcista había concluido, pues el S&P 500 volvió a subir a niveles de 2,900 puntos y el Dow&Jones a 26,600.

Refirió que el Bull Market, que empezó en marzo del 2009, empata al del 1990 y al 2000, que duró 113 meses. Y apuesta por una recesión brutal y señala que la recu­peración económica actual es espuria y raja de la prensa, que solo señala que lo de la guerra comercial es el único problema.

Para Lagos, el problema es la gigantesca emisión de di­nero desde la sub prime del 2008 así como los inmensos niveles de endeudamiento jamás vistos. Enfatiza que la emisión de la Fed; BCE; China y el BOJ Japonés, que era de USD 6 billones en el 2008, ha saltado a USD 20 billones; es decir, 200% en una década.

La inflación es baja, pues el dinero se ha ido a los valores que han trepado a niveles nunca vistos.

La deuda global ha subido de 276% del PBI global en el 2007 a 327% el día de hoy.

¿Es que estamos listos para pisar la cáscara del banano?

Y aquí la opinología dice que la economía va OK. ❖

TAMBIÉN PUEDES LEER: