20 May, 2017

OPINIÓN | Carlos Trelles: El Día de Internet y la Cultura

El Ministerio de Cultura es un entusiasta promotor de bibliotecas públicas, lectura impresa y museos, pero es indiferente con el ciberespacio, uno de los grandes inventos..
Te recomendamos leer

Por Carlos Trelles

Este 17 de mayo se celebró el Día de Internet. La fecha fue establecida por la ONU como Día de la Sociedad de la Información, luego el rótulo fue simplificado con fines divulgativos. En el Perú el evento es impopular, y el Ministerio de Cultura no promueve lo contrario.

Aunque visitan siempre las redes sociales, nuestras élites culturales (artistas, gestores y consumidores) suelen mirarlas con desconfianza. Quizá por eso el Ministerio de Cultura es un entusiasta promotor de bibliotecas públicas, lectura impresa y museos, pero es indiferente con el ciberespacio, uno de los grandes inventos de nuestro tiempo.

Promover la introducción de las nuevas tecnologías en la cultura local podría reconfigurar muchas de sus perspectivas vigentes, además de aumentar su consumo (alejándolo de prejuicios esnobistas) y vincular a la gestión cultural con nuestro verdadero desarrollo.

Aunque no les guste oírlo a nuestros actores culturales, buena parte de su escepticismo con las nuevas tecnologías se explica por una lógica de mercado: si las nuevas formas de reproducción cultural reemplazan a las anteriores, la escasa demanda de sus productos peligra, salvo que adapten sus contenidos y formatos a las nuevas plataformas.

Pero son pocos los creativos libres progresistas: conservadores culturales casi siempre, defienden los códigos que les dan celebridad entre sus círculos. Y reclaman subsidios estatales sin salir de una burbuja muy poco significativa en la vida de las mayorías.

Obviamente, y como toda innovación, el fenómeno trae costos sociales y resistencias. La historia, sin embargo, es bastante justiciera: queda lo que la mayoría aprovecha, se descarta lo que no. Así pasó con la televisión y la radio.

En el Perú, las nuevas tecnologías han traído incontables beneficios en temas realmente relevantes: el aumento de productividad de millones de emprendedores, la integración económica de nuestro mundo rural y el aumento de la capacidad organizativa para la manifestación ciudadana son algunos de sus muchísimos frutos. ¿Por qué la cultura quedaría afuera de esta gran revolución?

El Ministro Del Solar ha hablado reiteradamente de construir ciudadanía. Si dice verdad, debería incorporar en su discurso y políticas las nuevas tecnologías, dado su gran potencial de inclusión civil. Esto podría traerle conflictos con los intereses de sus equipos y redes de artistas —siempre en agenda ministerial por espíritu de cuerpo—, pero enriquecería su función y empujaría mejor el desarrollo del país.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

#Tags Relacionados