16 Jul, 2017

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: Tabaco y ron

Si creyeron que iba a tratar sobre la famosa cumbia “Ta­baco y ron”, pues error. Lo que pasa es que he querido tratar sobre el tabaco y el licor, este último en genérico.
TABACO Y RON DIARIO

Por Ántero Flores-Aráoz

Si creyeron que iba a tratar sobre la famosa cumbia “Ta­baco y ron”, pues error. Lo que pasa es que he querido tratar sobre el tabaco y el licor, este último en genérico.

Si fumo y Si bebo. En el primer caso, no cigarrillos sino cigarros, y en el segundo, vino y muy de vez en cuando.

Ahora me tengo que confesar pues al tabaco y al ron debo agregar leche, en polvo sea dicho de paso, pues en mi casa tene­mos preferencia por el café con leche, y como no siempre hay leche evaporada, sea en enva­se de cartón o en envase de lata, la que no falta es la leche en polvo.

La penitencia que me han impuesto algunos congresistas populis­tas por tamaño pecado es que deje de tomar mi café con leche combinada con la en polvo. Quizás se pueda comprar pero no la puedo mezclar, y las empresas que procesan y envasan la llamada leche fresca: NONES, ni se atrevan a hacerlo pues seguramente irán a parar al cadalso o a la guillotina, si es que no se revive la Inquisi­ción, que de santa no tenía nada.

La supuesta restricción a la importación, de suyo es una inadmisible prohibición y la más injusta. En efecto, hasta productos que sí hacen daño a la salud como son el tabaco y los licores tienen advertencias respecto a las consecuencias por su uso, pero no están prohibidos, pero si la leche en polvo para su combinación.

No sé el motivo de la inquina de los autores del proyec­to de ley contra el polvo, en este caso la leche en polvo. Pudiera ser que de recién nacidos no fueran privilegia­dos con leche materna y vaya uno a saber si alguna le­che deshidratada y de confección informal les hiciera mal cerebral, pero desde hacen muchísimos lustros los productos lácteos industrializados son de excelente ca­lidad en cualquier parte del mundo, incluyendo al Perú.

Lejos de promover el desarrollo ganadero, en la práctica con la pretendida norma se perjudicará indirectamente a los ganaderos, pues quienes ahora les compran su leche fresca probablemente se verán afectados y reducirán su actividad industrial que inexorablemente perjudicará también a sus trabajadores y al propio Estado que verá reducidos sus ingresos tributarios y, por último, con afec­tación de la balanza comercial en lo que es comercio exte­rior, pues nuestros excelentes productos lácteos se habían convertido en bienes de exportación.

No se dan cuenta acaso nuestros parlamentarios de que la Constitución protege el libre mercado, el comer­cio, la libre contratación y la competencia entre otras herramientas para nuestro desarrollo. Parecería que no, y ojalá mañana no se les ocurra también seguir ad­mitiendo la importación de papel higiénico pero limi­tando su uso al nasal y con prohibición del usual.

La economía social de mercado pasa –por obra de algunos congresistas– de ser precepto constitucional para mejora del país, a precepto carente de brújula. ¡De espanto!

TAMBIÉN PUEDES VER 

#Tags Relacionados

, ,