23 Oct, 2017

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: Sin duda, son peruanos

En el exterior los peruanos que residen en terceros países, se han reunido fortaleciendo sus lazos de compañerismo, amistad y solidaridad, han efectuado festivales

Hace pocos días, el 18 de octubre, se ha celebrado el “Día de los Peruanos que residen en el exterior” con diversas ceremonias realizadas tanto en el extranjero como en el Perú.

 

En el exterior los peruanos que residen en terceros países, se han reunido fortaleciendo sus lazos de compañerismo, amistad y solidaridad, han efectuado festivales gastronómicos y han rendido culto a nuestros héroes, sobre todo en plazas públicas destinadas a conservar su memoria.

 

El día coincide con la salida en procesión del Señor de los Milagros, cuya devoción los peruanos en el extranjero propician, lo que también genera conocimiento de nuestra cultura general y en especial de la tradicional religiosa.

 

En Lima, el Congreso de la República, con el auspicio y colaboración de la Federación Mundial de Instituciones Peruanas (FEMIP) y la Ofensiva de Peruanos en el Exterior (Ofensiva Pex) ha realizado el forum “Tres millones de peruanos en el exterior”.

 

En el forum hemos participado quienes desde tiempo atrás estamos dedicados a promover la creación del distrito electoral de los “Peruanos en el Exterior”, para que modificándose la actual legislación, dejen de votar por los candidatos que se presentan al Congreso para representar a la capital de la República, y en su reemplazo voten por peruanos residentes en el exterior, que conocen mejor su vocación peruanista, sus inquietudes y anhelos, sus reclamos, sus pretensiones e incluso la mejor forma de estrechar sus lazos de nacionalidad y afecto con el resto de peruanos que residen en el suelo patrio.

 

Increíblemente todavía existen detractores que se niegan a reconocer los derechos políticos de nuestros connacionales en el exterior y pretenden que la situación electoral imperante no se modifique. Desconocen que debe haber igualdad ante la ley, siendo absolutamente inequitativo que los peruanos que residen en el Perú voten por los de sus respectivas regiones, pero los que están fuera lo hagan por candidatos residentes en Lima, con los que no los une vínculo alguno. Unos bien representados y los otros sin representación adecuada, que es notoriamente impostada.

 

Cuando se estableció el Día de los Peruanos que residen en el exterior, por decreto supremo expedido el 14 de setiembre de 2006, entre sus considerandos se reconoció que ello era una manera de “fortalecer la vinculación de la comunidad peruana con el Perú”, lo que es absolutamente cierto, pero no basta. Bien merecido el reconocimiento, aunque debe agregársele el ejercicio de derechos.

 

Detractores de la vocación de participación política de nuestros hermanos en el exterior, creen que el reconocimiento de sus derechos electorales es para favorecerlos, pero no entienden que quienes más se beneficiarían con su participación en política, son el resto de peruanos residentes en nuestro territorio. En efecto los que están fuera, con orgullo, harán conocer al extranjero nuestra realidad, nuestra riqueza cultural, nuestros atractivos turísticos, nuestras prendas de vestir de camélidos americanos, nuestros productos de exportación, nuestro excelente pisco y la gastronomía que cada vez seduce a más comensales.

 

Es hora que con la reforma electoral en ciernes, se haga justicia a esos tres millones de peruanos.