8 Oct, 2017

OPINIÓN | Ántero Flores-Aráoz: Censo a la vista

El 22 de octubre tendremos el XII Censo Poblacional y el VI de Vivienda, lo que nos fue anunciado por un Decreto Supremo publicado el 2 de junio último.

Por Ántero Flores-Aráoz

El 22 de octubre tendremos el XII Censo Poblacional y el VI de Vivien­da, lo que nos fue anunciado por un Decreto Supremo publicado el 2 de junio último, el que fue com­plementado con otro publicado a mediados de julio determinándo­se la fecha censal.

Llama la atención la poca difu­sión de la obligación ciudadana de atender a los empadronadores el día del censo, muchos ni siquiera saben que el 22 de octubre es el día elegido y muy pocos tienen conoci­miento de la obligación de inamo­vilidad, esto es de quedarse en el local en que pasaron la noche, a fin de ser censados.

También llama la atención la poca previsión de la autoridad censal, de haber dado a conocer toda la normatividad censal con la debida oportunidad. Desde el mes de junio se vienen publi­cando en el diario oficial El Peruano diversidad de Resoluciones que van cubriendo o solucionando los vacíos que se advirtieron.

Lo expuesto tendría explicación si el próximo censo fuera el primero que se hace, pero es el duodécimo. El primero se realizó en 1836, repetido en 1850, 1862,1876, 1940, 1961, 1972, 1981, 1993, 2005 y 2007. Como vemos, experiencia censal existe, antecedentes abundan; empero nos dan las normas censales a cuentagotas, lo que francamente es inadmisible, pues pudieron preverse todas las situaciones, que son repetitivas de las del censo anterior. Lo ideal era la expedición de una sola norma que resolviera todas las situaciones que debieron preverse.

No tiene mucho sentido que un día nos den normas censales generales, otro día las normas para el personal que se encuentre en escuelas, institutos y universidades. Otro día nos den a cono­cer normatividad censal para los establecimientos de salud como hospitales, clínicas y postas mé­dicas. Otro día nos digan cómo deben ser censados los pasajeros que lleguen al Perú, y lo que debe­rán hacer quienes tengan pasajes aéreos para el día del censo.

La cosa no termina allí, también se expidieron resoluciones espe­ciales para censar en asilos, alber­gues y casas de reposo. Probable­mente olvidaron los centros de hospedaje, lo que obligó a emitir otra Resolución para hoteles y al­bergues, pero como también los hay en zonas rurales, se normó especialmente para ellas.

Alguien seguramente acotó que habían olvidado que las Fuerzas Armadas y Policiales tienen cuarteles, puestos de vigi­lancia, comisarías, escuelas de clases y de oficiales, así como también centros de salud, por lo que procedieron a llenar el vacío normativo.

También existen centros laborales en que tiene que trabajarse el día del censo, como son los de los servicios públicos de elec­tricidad, hidrocarburos, agua y desagüe, entre otros. Como se habían olvidado de ellos, a corregir el vacío y dar norma especial.

Los censos tienen que realizarse con gran profesionalismo y las respuestas que se emitan deben ser veraces, máxime que no se pueden divulgar individualmente sino dentro del conjunto, por su carácter secreto. Los resultados censales son herramienta de toma de importantes decisiones públicas y privadas, ¡no olvidarlo!

TAMBIÉN PUEDES VER