OPINIÓN | Ana Maria Vidal: No PPK, con impunidad no vale PPK

Lo que calla PPK es que la defensa de los militares y de los policías acusados de violaciones a los derechos humanos du­rante el conflicto armado es asumida por el Estado.

Por Ana Maria Vidal

Que pasemos la página dice el presidente. Lo dice el mismo día que en el Congreso de la República hubo una conferen­cia donde el Magistrado Villa Stein, el ge­neral en retiro Edwin Donayre y los con­gresistas fujimoristas Tubino y Miyashiro se dedicaron a atacar el trabajo de la CVR. En política no hay coincidencias. El discur­so es el mismo.

Lo que calla PPK es que la defensa de los militares y de los policías acusados de violaciones a los derechos humanos du­rante el conflicto armado es asumida por el Estado. Sí, todos los peruanos les paga­mos la defensa privada de los militares. Abogados que pueden cobrar hasta 60 mil soles por solo defender a un militar, como es el caso del general Manuel Del­gado Rojas, quien está sentenciado por una matanza y por, si fuera poco, está fu­gado. ¿Y aun así PPK nos dice que pase­mos la página?

Otra ofrenda más al fujimorismo.

Lo peligroso y cruel ahora es que esta ofrenda no tiene el mayor reparo de ju­gar con la dignidad de miles de perua­nos y peruanas, con el sufrimiento de los más pobres, de los que hasta ahora no alcanzan justicia. Son miles de peruanos que han soportado en carne propia la tortura o algún atentado, miles de vio­laciones a sus derechos humanos o con­tra sus familiares. Para muchas de estas víctimas aún no hay justicia, y no la hay porque casi el 90% de estas no tiene ac­ceso a la defensa pública.

Por poner solo un ejemplo, los familia­res de Accomarca (Ayacucho) han espe­rado casi 30 años para encontrar justicia, para que sea el Estado quien reconozca que hubo militares que entraron a su co­munidad, que los secuestraron, los que­maron, los dinamitaron. La asociación de sobrevivientes no tomó la justicia por sus propias manos, esperó pacientemente un juicio que parecía interminable. Hasta que se dio la sentencia. Los violadores de dere­chos humanos responsables están ahora fugados. ¿El señor PPK también dirá que los dejemos en paz a los pobres militares asesinos y los dejemos fugados en paz?

Si lo que ha querido hacer PPK es un ofrecimiento al fujimorismo, este es inhu­mano. Si no es una ofrenda y en realidad piensa que es mejor pasar la página, reve­la la ruta de lo que serán estos 5 años de gobierno en cuanto al respeto de los de­rechos humanos y las coincidencias peli­grosas con el fujimorismo. No, PPK, con impunidad no hay país que pase la página.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

TAMBIÉN PUEDES LEER: