OPINIÓN | Alberto de Belaunde: Portal de datos abiertos para el Congreso

Con un portal de da­tos abiertos, lograremos incrementar los niveles de transparencia y acce­so a la información pú­blica, ayudando a gene­rar un nuevo estándar.

Por: Alberto de Belaunde

En su primer dis­curso como pre­sidenta del Congreso, Luz Salgado habló de la im­portancia de la trans­parencia, prometiendo que se publicará la asis­tencia, tardanzas, licen­cias y faltas de los con­gresistas. Sin duda, es un importante compro­miso que hay que desta­car; sin embargo, existe una medida que puede tomarse para llevar esta vocación por la trans­parencia al siguiente ni­vel: la implementación del primer portal de da­tos abiertos del Congre­so de la República.

¿Qué diferencia a un portal estándar de transparencia de un por­tal de datos abiertos? La diferencia es que en un portal de datos abiertos la información es pre­sentada como tablas, ap­tas para ser procesadas por programas informá­ticos. Así, se presenta la información en fuen­tes primarias, ‘en crudo’, sin mayor modificación. En un portal de trans­parencia, en cambio, los datos son presentados siguiendo un modelo es­tablecido, muchas veces en un formato poco ac­cesible, y sin que pueda procesarse automática­mente.

Usemos un ejemplo para que quede más cla­ro. En un portal están­dar de transparencia, se colgaría la información de las asistencias de los congresistas al Pleno en pdf escaneados del do­cumento original, como ocurre actualmente. Si algún ciudadano quie­re fiscalizar a un congre­sista, necesita abrir cada archivo de pdf e ir su­mando las asistencias e inasistencias. En un por­tal de datos abiertos, esa misma información –ar­chivo de asistencia en el Pleno– se encuentra en formato electrónico, que permite ser proce­sado por programas in­formáticos y tener, en segundos, la informa­ción deseada.

Con un portal de da­tos abiertos, lograremos incrementar los niveles de transparencia y acce­so a la información pú­blica, ayudando a gene­rar un nuevo estándar para el Estado peruano. Además, facilitaremos el trabajo de la prensa, la academia y las organiza­ciones sociales. Por últi­mo, fomentaremos al­tos estándares de ética parlamentaria, al incre­mentar los reflectores sobre la actuación con­gresal. Las municipalida­des de Miraflores y San Isidro ya cuentan con es­tos portales, demostran­do que sí es posible im­plementarlo en nuestro sector público.

Actualmente, estoy elaborando un proyecto de ley para instituciona­lizar un portal de datos abiertos del Congreso de la República. Sin em­bargo, la implementa­ción puede hacerse de inmediato, sin necesidad de ley alguna. Solo se re­quiere voluntad política y ganas de cambiar vie­jos paradigmas.

TE PUEDE INTERESAR:

TAMBIÉN PUEDES LEER: