OPINIÓN | Alan Salinas: Inversión minera y conflictividad social

¿Qué relación guarda la tendencia de la inversión minera con la conflictividad social en el país?
OPINIÓN | Alan Salinas: Inversión minera y conflictividad social OPINIÓN | Alan Salinas: Inversión minera y conflictividad social

Estimado Alan Salinas, quisiera –mediante esta carta– expresarte mi análisis de lo que ocurrirá este año con respecto a la inversión minera y conflictividad social en el país.

De acuerdo con los datos que proporciona el Ministerio de Energía y Minas, las inversiones mineras –entre el 2018 y 2022– llegarán aproximadamente a USD 20,810 millones, lo cual representa el 35.6% del total de la producción minera, que tiene como estimado USD 58,507 millones.

Desagregando dicha información por año, al 2018 se espera una inversión de USD 2,154 millones, lo cual implica el 10% de la inversión minera entre 2018 y 2022. Esto se debe a que tres proyectos mineros estarían culminando su etapa de construcción y otros nueve proyectos estarían pasando a esta etapa.

¿Qué relación guarda la tendencia de la inversión minera con la conflictividad social en el país? De acuerdo al informe de abril del 2018 de la Defensoría del Pueblo, de los 196 conflictos registrados hasta ese mes, 127 son de tipo socioambiental (64.8%) relacionado al tema minero.

Eso nos quiere decir que hay tener mucho cuidado –este año– con los proyectos mineros (en etapa de construcción) que se ejecutarán. Los conflictos que organizan los azuzadores alrededor de la inversión minera tienen como estrategia –en esta etapa– llevar a cabo bloqueos de carreteras para poder así negociar el uso de tierras ajenas por parte de las empresas mineras. Ante esa situación, la Fiscalía y el Ministerio Público muy poco pueden hacer para poder así solucionar inteligentemente el tema. Hay muy poca capacidad de parte de la Policía Nacional del Perú para establecer una estrategia de seguimiento a los que impulsan el desorden.

Lo único que podemos apreciar son denuncias por alteración al orden público. De parte de la Presidencia de Consejo de Ministros, mediante su oficina de Diálogo, no hay una atención debida hasta que explota el conflicto social. A esto agregamos la poca capacidad de las empresas mineras de poder gestionar los recursos que tienen para solucionar oportunamente el problema.

Busquemos una solución integral a la estrategia que hay alrededor del conflicto social en temas mineros para poder tener inversiones con armonía social.

 

Guillermo Casanova González

Maestrante de la Universidad del Atlántico de España

TAMBIÉN PUEDES LEER: