OPINIÓN | Alan Salinas: Del Gobierno, de Kenji y de Nuevo Perú

El jueves que pasó pudimos apreciar que PPK se salvó de ser vacado. Con la ayuda, claro está, de un sector de Fuerza Popular, liderado por Kenji Fujimori

El jueves que pasó pudimos apreciar que PPK se salvó de ser vacado. Con la ayuda, claro está, de un sector de Fuerza Popular, liderado por Kenji Fujimori, y de Nuevo Perú, que lidera Verónika Mendoza.

Esta votación en el Congreso generó una nueva recomposición política. Ahora, Fuerza Popular, que lidera Keiko Fujimori, cuenta con 61 congresistas, siendo ya no mayoría absoluta, sino mayoría simple. Ante este nuevo escenario, cualquier tipo de sanción política al Gobierno que pretenda hacer Fuerza Popular va a tener que negociar con otras bancadas, y con el propio Kenji.

En el ínterin de la votación del jueves, apareció un informe médico del INPE en el que se declaraba a Alberto Fujimori apto para que le otorguen el indulto. Hasta ese día, dicho documento no pasaba de una simple información. El Ministerio de Justicia no había confirmado, por parte de la familia Fujimori, el pedido de indulto humanitario. El documento era el símbolo de algo que se venía.

Hasta que el 24 de diciembre, en plena Nochebuena, el gobierno –mediante comunicado–  informaba del indulto a Alberto Fujimori. Dicho comunicado –como ya lo señalé líneas arriba– al interior de Fuerza Popular reconfigura la correlación de fuerzas. Kenji Fujimori puede dar el salto político para ser candidato el 2021. Ha logrado silenciosamente –a través de tener una agenda mínima como el indulto humanitario por el apoyo al Gobierno– posicionamiento mediático. Ha aprendido que en política la paciencia y el trabajo sigiloso y cálculo es una gran virtud.

Por otra parte, Nuevo Perú, fiel al estilo que caracterizó (y sigue caracterizando) a la izquierda peruana, no encuentra un rumbo con que poder avanzar políticamente. No rompe el cerco mediático. El discurso moralista no tiene llegada de largo alcance. A las justas tiene eco en la facultad de Sociales de la Católica y de San Marcos. No pasa de la Av. Universitaria.

Mientras tanto, el gobierno de PPK ha apostado bien –a través del canje de abstención de los 10 fujimoristas por el indulto humanitario– para mantenerse sin problema alguno en el cargo. Veamos hasta cuando dura ello, teniendo en cuenta que el apoyo recibido ha dado más visibilidad al liderazgo y discurso de Kenji.

Lo cierto es que lo que se viene el próximo año va a estar interesante.

TAMBIÉN PUEDES LEER: