14 Nov, 2017

OPINIÓN | Alan Salinas: El Club de la Corrupción

Estimado Alan Salinas, te escribo en mi carta sobre un problema álgido en cierta parte de la administración pública.

“Y, desgraciadamente, el dolor crece en el mundo”, es una parte del hermoso poema “Los nueve monstruos” de César Vallejo. Yo diría: El dolor crece en los proveedores a cada rato, minuto a minuto, cuando escucho historias de personas naturales con negocio, micro y pequeños empresarios que trabajan formalmente brindando servicios y el Estado aplica la ley del perro muerto. “Son empresas o personas que no dan coimas y por eso se les debe”, argumenta un funcionario tras bambalinas.

 

El calvario inicia cuando termina el servicio u obra y no se les paga, luego amparados en una controversia que ganan a la entidad pública, judicializan el laudo para recibir su pago, pero la ley le dice que aunque gane la ejecución de su laudo la institución pública tiene tiempo para pagarle en cómodas cuotas de hasta cinco años.

 

En la Municipalidad de Surco, una de las que más recaudación tiene, siempre cambian de funcionarios, de empleados que brillan por su ineficiencia, pero también por algunos actos indebidos (como solicitudes de coimas), pero estas personas rotan en cada institución pública. Un ex gerente general de una institución pública me dijo una vez: “Mientras más antigua tu deuda es más difícil que te paguen. Así que debes perder 25% o 30 %”. ¿Coima?

 

Semáforos inaugurados, pistas pintadas, motos reparadas, eventos y grandes festines son las deudas que tiene la comuna de Surco. Los proveedores tocan las puertas, pero no son atendidos, son –como se dicen coloquialmente- paseados o peloteados, aduciendo que es deuda de una anterior gestión o, cosa peor, se pierden expedientes. ¿Y Roberto Gómez Baca? No dice nada. Peor es OCI que no atiende denuncias. “OCI es una mesa de partes”, se suele escuchar.

 

Si se dan cuenta, a los clubes de la Construcción no se les debe, ¿por qué? ¿Qué diferencia existe entre un proveedor que no pertenece al Club? ¿Será porque no pagaron coimas? ¿Será porque no pertenecen al mal llamado Club de la Construcción mejor denominado Consorcio de la Corrupción?

 

Isabel Agurto Marquina

 

Asociación de Proveedores Impagos