OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: Oír (con atención) la voz de la calle

Un conjunto de medidas como las alzas de impuestos, dadas recientemente por el gobierno, son identificadas con una subida general de los precios.
OPINIÓN | Julio Schiappa Pietra: Oír (con atención) la voz de la calle

Muchos políticos y gobernantes no toman conciencia que internet ha modificado todo el ambiente en que vivimos. Y que un apaleamiento en las redes puede significar el fin de un líder político o de un candidato. Es como si miles de hormigas te comieran al unísono, tal es la fuerza destructiva de los guerreros digitales, incontrolables si no les cae bien tu mensaje. No vaya a pasar eso con el gobierno si no presta atención a la voz de la calle.

Un conjunto de medidas como las alzas de impuestos, dadas recientemente por el gobierno, son identificadas con una subida general de los precios. Eso está inscrito en el ADN ciudadano, se basa en experiencias históricas como la hiperinflación en tiempos de Alan García, el shock de Fujimori, las cuales dejaron impresas en el cerebro de los peruanos el horror a las medidas económicas en paquetazo.

Por eso, aunque las medidas eran barajadas con el simpático comentario de contener la obesidad infantil y defender la salud de los peruanos, subiendo el precio de las gaseosas, no dejaron de saber a limón agrio a mucha gente. Las alzas de precios son sentidas como lo que son; el gobierno metiendo la mano en el bolsillo de los pobres en un momento de gran incertidumbre e inesperado aumento del desempleo. Con exagerada intención, un líder de la industria dijo que esta medida afectaba a los más pobres, que tomaban agua mineral y gaseosas en los barrios arriba de los cerros. Sociología playera que no comprende la realidad de los pobres: primero está el cilindro de agua, después las gaseosas, no al revés.

Caso similar es el de las reformas políticas, anunciadas a bombo batiente hace un par de semanas, para encallar en la mar brava del Congreso, donde varias voces, en lenguaje elíptico, dijeron que ellos son los que mandan en el tema.

Cuidado, que los ciudadanos, en reciente encuesta de IPSOS, declaran que buenos avances del gobierno son proclamar la lucha contra la anemia (24% apoya), mientras reconstruir el SIS y sistema de salud es bien visto (22%), al igual que reconstrucción del norte (21%). Todas las reformas políticas solo tienen una preferencia menor al 15%. Hay que encuestar y saber qué quiere la gente antes de tomar decisiones exitosas de gobierno.

Lo cierto es que el camino a la impopularidad es como un tornado, arranca con un vientecito a la orilla del mar, después recoge humedad y crece, tumbando tu casa y la de los vecinos. Cuidado que las últimas medidas económicas para obtener 1,700 millones de soles, han costado un pedazo del 5% de popularidad presidencial. ¿Quién sugirió semejante punto de partida para un gobierno que tiene que basar su popularidad en acciones concretas a favor de la gente?

TAMBIÉN PUEDES LEER: