Edic. Impresa

Odebrecht reconoce que pagó coimas por las Rutas de Lima

By Miguel Angel Candia

August 14, 2018

Todos los negociados que estuvieron detrás de la concesión que la empresa brasileña Odebrecht recibió de las administraciones ediles de Susana Villarán y Luis Castañeda comienzan a salir a la luz. La aceptación por parte de los representantes de la constructora brasileña ante la justicia peruana que entregó coimas para obtener la concesión de la obra Rutas de Lima, alcanza a los dos últimos burgomaestres.

Así lo indicaron a diario Exitosa fuentes del Ministerio Público al referir que en por lo menos una de las vías concesionadas a Rutas de Lima, que abarca desde la Panamericana Norte (antes del Intercambio de Ancón) y la Panamericana Sur (hasta el Puente Pucusana), ya existe la aceptación de Odebrecht de la obtención ilegal de esta obra.

Como se recuerda, en el 2013, la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán, suscribió un acuerdo con la constructora brasileña. Sus directivos aceptaron, ante la Fiscalía, que entregaron prebendas a altos funcionarios para obtener las licitaciones y asegurarse así ganancias millonarias en ocho proyectos, entre los que se encuentra Rutas de Lima.

Cabe señalar que el contrato con Odebrecht por Rutas de Lima, se firmó el 9 de enero, sin licitación ni concurso público, es decir, tuvo un origen ilegal y delictivo. En ese año la obra pasó a denominarse o conocerse como el proyecto Vías Nuevas de Lima o Rutas de Lima.

Para la Fiscalía le queda claro que esta concesión tuvo su origen en la gestión del actual burgomaestre Castañeda, dado que en abril de 2010 el mismo consorcio de Odebrecht presentó esta iniciativa privada a la Gerencia de Promoción de la Inversión Privada (GPIP) de la Municipalidad de Lima.

Línea Amarilla

Fuentes de la Fiscalía aseguran que si bien ya tienen de parte de Odebrecht la aceptación de que existieron pago de coimas en Rutas de Lima, en el caso del proyecto Línea Amarilla; el proceso para que la empresa encargada del proyecto, la brasileña OAS, se acoja a los beneficios que da la colaboración eficaz y pueda dar detalles que ahí también se entregaron prebendas.

Como se sabe por la licitación del proyecto Línea Amarilla entregada por Villarán en el 2013 a OAS, se habrían también entregado dádivas a altos funcionarios para la obtención de la suscripción de adendas, con las que se benefició a esta empresa en la recaudación de los peajes. Es precisamente en la gestión de Villarán que se firma el contrato con  OAS (13 de febrero de 2013), la cual también tendría carácter delictivo. En esta fecha es que se firmó una adenda lesiva para Lima, donde se dispone ampliar de 30 a 40 años la concesión Línea Amarilla por 670 millones de dólares.

Así empezó

En las declaraciones que el representante de Odebrecht en el Perú, Jorge Barata, ofreció al entonces coordinador del caso Lava Jato, Hamilton Castro, sostenía que en el contexto del proceso de revocatoria, en la segunda mitad del 2013, el entonces gerente general del municipio, y hombre de confianza de la exalcaldesa, José Miguel Castro Gutiérrez, lo llamó a Barata a una reunión en la alcaldía de Lima.

Durante este encuentro, Castro habría pedido a Barata 3 millones de dólares para cubrir los gastos de la campaña “No a la revocatoria”, porque era de conveniencia para Odebrecht.

Barata recibió entonces, según la fiscalía, una llamada telefónica de la propia exalcaldesa Villarán, quien le reiteró la solicitud de recibir recursos económicos, argumentando que la suma dineraria sería utilizada en su campaña ‘No a la revocatoria'”.

Barata accedió a entregar la suma solicitada pues la empresa Odebrecht tenía diversos proyectos de ‘interés’ en la Municipalidad Metropolitana de Lima, entre los cuales se encontraba Rutas de Lima. 

TODO POR TRES MILLONES

El acuerdo que pidió José Miguel Castro fue entonces que a través de una suma de 2 millones de dólares, que sería entregada a Valdemir Garreta, para los pagos al publicista responsable de la campaña política, Luis Favre”. Al final, Odebrecht aportó 2 millones de dólares y OAS 1 millón de dólares, según declaró brasileño Valdemir Garreta, el propietario de la empresa consultora FX Comunicaciones, contratada por la gestión de Villarán para que se encargara de la campaña publicitaria del “No a la revocatoria”.