Odebrecht deja en jaque acuerdo con Fiscalía por colaboración eficaz

Reunión de hoy entre MP y constructora quedaría en nada por ausencia de principales funcionarios brasileños. Además, nuevos obstáculos bloquean el acuerdo de delación.

La segunda reunión anunciada para hoy entre representantes del Ministerio Público (MP) y Odebrecht, a fin de retomar el diálogo por el proceso de colaboración eficaz en el caso Lava Jato podría no llegar a ningún acuerdo ante la ausencia de los principales funcionarios de la constructora brasileña, los únicos con la capacidad de decisión.

Fuentes cercanas a la empresa revelaron que las personas con la capacidad de decidir sobre el tema del acuerdo de colaboración eficaz en la constructora son Ricardo Wyel, director jurídico de Odebrecht; Mauricio Cruz, representante legal en el Perú, y Mauricio Becerra, consultor jurídico internacional de Odebrecht. No obstante ellos viajaron a Brasil este sábado, un día después de la primera reunión.

Así lo señalaron a diario Exitosa fuentes cercanas a Odebrecht tras referir que las personas designadas por la constructora para realizar cualquier tipo de negociación “sostenible en el tiempo” con la Fiscalía se encuentran en Brasil desde este sábado. Es decir, tras la reunión que sostuvo un consultor de la empresa y representantes fiscales, del último viernes, en la que tampoco participaron estos personajes.

Esperarían cambios

Estas fuentes revelaron que los representantes de la empresa brasileña esperarían la salida de Pablo Sánchez en la Fiscalía de la Nación que se realizará este 20 de julio, para iniciar la negociación con Pedro Chávarry, nuevo fiscal de la Nación y tras la ratificación o cambio de los magistrados a cargo de las investigaciones. Dado que solo podría garantizar la continuidad de cualquier acuerdo los que se mantengan en sus cargos o los nuevos fiscales.

“Veo poco probable que se llegue a un arreglo. Seguramente los abogados de la empresa esperarán al cambio de gestión que se realizará en una semana en la Fiscalía. ¿De qué sirve negociar con un grupo que no se sabe si seguirá en sus funciones? ¿Qué garantía habría de arribar a un acuerdo?”, comentó la fuente.

Esto último se fundamenta a propósito de lo anunciado por el fiscal Chávarry de “evaluar y corregir” las acciones de la fiscalía especial, liderada por Hamilton Castro, debido a que este caso de megacorrupción no debe quedar entrampado tanto tiempo.

Problema central

Según las fuentes consultadas del Ministerio Público, el problema central de esta negociación con el MP es que se mantienen conversando por más 20 meses las condiciones que exigió Odebrecht al inicio de la colaboración eficaz con la justicia peruana sin que la Fiscalía especial haya garantizado los beneficios que ofrecían las delaciones durante este lapso.

“El problema es que están cerrados hasta que firmen un acuerdo final, porque ya han pasado un año y 8 meses y siguen igual desde el principio. Desde diciembre de 2016 se arregló con Castro que los declaren oficialmente colaboradores eficaces, que no se utilicen las declaraciones de Barata y de los demás funcionarios en su contra y además de dejarlos continuar con sus proyectos operando en el Perú”, nos dijeron.

“En el Perú ya pasaron más de 20 meses y no tienen nada. Además, cabe decir que Odebrecht y sus funcionarios no tienen nada que perder en la colaboración eficaz debido a que están protegidos por la justicia brasileña. Podrán perder sus activos en el Perú pero no la libertad”, finalizó la fuente.

Visita de cortesía

En la primera reunión sostenida después de hacerse pública la decisión de Jorge Barata y Odebrecht de suspender sus declaraciones, se realizó el viernes pasado, sin que se haya llegado a ninguna acuerdo.

Esto debido a que participó en el encuentro solo un Luis Bramont Arias, abogado externo de la constructora, quien no estaba autorizado para firmar ningún acuerdo con la Fiscalía peruana. Ni Cruz ni Weyl estuvieron presentes en la reunión.

TAMBIÉN PUEDES LEER: