28 Ago, 2017

Niveles de vida

Julian Barnes, Anagrama, 2017.

“Juntas dos cosas que no se habían juntado antes. Y el mundo cambia. La gente quizá no lo advierta en el mo­mento, pero no importa. El mundo ha cambiado, no obstante” El libro arranca con esta reflexión y en efecto reúne tres historias aparentemente inconexas que acaban mostrando se­cretos y sutiles lazos. Niveles de vida habla de la aventura de vivir, de los re­tos imposibles, del amor que todo lo desborda y del dolor de la pérdida. Y lo hace entretejiendo tres piezas inde­pendientes.

La primera nos habla de los pione­ros de la conquista del cielo con los globos aerostáticos y de las iniciales tentativas de fotografías aéreas reali­zadas por Nadar, aspirando a ser el ojo de Dios. La segunda historia retoma a un personaje de la anterior, el coro­nel británico Fred Burnaby –bohemio, aventurero y viajero, que murió en Jar­tum–, del que se relata su pasión por la legendaria actriz Sarah Bernhardt. La tercera parte salta en el tiempo del siglo XIX al XX y de las historias ajenas a la propia: la muerte de su esposa. No es la primera vez que Julian Barnes ex­perimenta con las formas literarias.

En este caso la ruptura con la narra­tiva más tradicional está al servicio de una aventura literaria de gran calado: indagar, huyendo del senti­mentalismo, en el dolor causado por la pérdida del ser amado, adentrar­se con las armas de la gran literatu­ra en el territorio de la aflicción. El resultado es un libro deslumbrante, que rompe las barreras de los géne­ros y consigue una hondura y una be­lleza iluminadoras.

Un libro breve y maravilloso sobre un tema monumental que resulta terri­ble afrontar. Una obra amena e infor­mativa sobre un tema que es el más triste y misterioso al que tienen que enfrentarse los seres humanos… Ni­veles de vida permitirá al lector ver la muerte y la aflicción de un modo di­ferente.

TAMBIÉN PUEDES LEER: