12 Jul, 2017

Milko Ibáñez: “Se cayó”

Si queremos que tragedias como la del San Cristóbal no se repitan, nosotros mismos debemos actuar de una manera más responsable, más fiscalizadora.
Foto: Andina
Foto: Andina

Por: Milko Ibáñez

“Es que no hay que investigar, es así y se acabó”, ese fue el comentario de un periodista sobre la tragedia del San Cristóbal. Es que en el Perú no respetamos las instituciones y el morbo, la palabra fácil, el cero aná­lisis son cosa de todos los días.

Se cayó el bus, murieron varios pasajeros, y la culpa así sin más la tiene el piloto.

Voy a ser duro y frío disculpen, la investigación dirá si el piloto tenía licencia, si estaba sobrio, si se excedió en la velocidad, si lo cruzaron, si le tiraron piedras, si se quedó dormido…. y así.

Pero y los que se suben a un bus turístico con llan­tas en pobre estado, a una ruta conocida por descui­dada y peligrosa, ¿no tienen algo de culpa?, ¿acaso lo deben hacer para vivir?, en cuyo caso se entendería en algo su decisión, ¿acaso no son tan responsables como los que resulten responsables? no juzgados por un periodista que ya los juzgó sin ninguna investiga­ción previa, sino los que realmente surjan de una in­vestigación y peritaje serios.

Recuerdo, hace muchos años, con unos amigos y nuestras novias, hoy esposas, nosotros unos jóvenes de paseo por Huaraz, no tuvimos mejor idea que contra­tar una van en la plaza de armas para subirnos los 6 y el chofer, dueño del vehículo, para que nos llevé al Cañón del Pato y conocer la central hidroeléctrica; bueno yo nunca la conocí porque ya a poco de llegar y después de 2 cruces que bien pudieron depositarnos en las aguas del río Santa, 300 m abajo, decidimos con mi hoy espo­sa bajarnos del micro y esperar en un puente al regreso de la navecita, esta que, al menos de vuelta, iría pegada al cerro la mayor parte del tiempo.

Me queda claro que si hubiéramos terminado en el fondo del río Santa, nosotros habríamos forjado ese desenlace, si queremos que tragedias como la del San Cristóbal no se repitan, nosotros mismos debemos actuar de una manera más responsable, más fiscalizadora.

¿O es que acaso cree usted que en nuestro país, pue­de usted confiar en que las municipalidades (en este caso Rímac y Lima), van a hacer ese trabajo por usted? La madurez de una comunidad no se puede dejar en manos de funcionarios sin preparación y muchas veces corruptos, y tampoco se puede dejar en la palabra fácil de un periodista que acusa y juzga con la misma rapi­dez con la que probablemente se descuidó (o nunca se cuidó), valga la negación, esa pista.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

 

 

#Tags Relacionados

,