14 Jul, 2017

Miguel Ángel Torres: Un gran equipo

En la política, nuestra mirada se centra en el personaje, sin reparar siquiera en el equipo que a pocos pasos de él se encuentra desarrollando estrategias, discursos...
4

Por: Miguel Ángel Torres

Tal como sucede en un pro­grama de televisión, se suele hablar mucho de aquellas personas que aparecen ante cámaras, atribuyéndoles los éxitos o fracasos que pueda generar la realización de un show, una novela, una pelí­cula o una serie.

Pocas son las personas que se ponen a meditar sobre la estructura, la organización o el equipo que, tras bamba­linas, se encuentra abocado a que el producto proyec­tado sea el más adecuado. Algo similar ocurre en el sec­tor privado, donde los cola­boradores ayudan a cons­truir más que la imagen de una persona, una marca re­conocida y respetada.

Cuando ingresé al ámbito público, tenía muy clara la similitud que se presentaba, ahora con un producto que –en muchas ocasiones– ter­mina siendo personificado en un congresista, un minis­tro de Estado, el Presidente, alcaldes y líderes políticos.

En la política, nuestra mirada se centra en el personaje, sin reparar siquiera en el equipo que a pocos pasos de él se encuentra desarrollando estrategias, discursos, pro­gramas, sustentos, investigaciones, etc. Se les identifica como el backstage. A mí me gusta verlos como el corazón de la operación.

Personajes muchas veces sin nombre, de aparicio­nes fugaces en las cámaras de Tv, que no solo cumplen con un trabajo técnico, sino que dando más de lo que les corresponde, no dudan en alentar alguna buena decisión y criticar (sobre todo aquellos que tienen la camiseta más puesta) aque­llos errores que no solo se toman en equipo, sino que muchas veces son ensaya­das de manera individual por el líder del mismo. Jó­venes que despliegan emo­ción y adrenalina pura, pero, sobre todo, esperanza. No tan jóvenes que compar­ten experiencia, mesura, pero, principalmente, cono­cimiento.

En este primer año de lo­gros, retos enfrentados, res­ponsabilidades asumidas y compromisos adoptados, no puedo dejar de recono­cer el trabajo de los miem­bros del equipo técnico de la Comisión de Constitución y de mi despacho congresal. Ellos son el corazón del “igv justo”, “derecho constitucional al agua”, “la reforma electoral”, “la delegación de facultades”, “la ley de re­construcción”, entre muchas, y de muchas otras metas alcanzadas. ¡Un fuerte aplauso para ellos y mi más since­ro reconocimiento público!.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

#Tags Relacionados