7 Sep, 2017

Martín Valdivia: El papel de Fuerza Popular

Demostrar fuertes bíceps puede ser contraproducente si el Gobierno fracasa, pues sería un fracaso de todos...

Ahora resulta que Fuerza Popular (FP) “da permiso” al presidente de la República para que pueda viajar del 15 al 23 de setiembre a una gira por Estados Unidos y el Vaticano. El famoso cuarto intermedio que solicitó precisamente FP durante el último pleno, no fue –como nos quieren hacer creer los fujimoristas– un espacio de tiempo para evaluar si era necesario que el mandatario se ausente del país días antes de iniciar sus compromisos oficiales, sino más bien una estrategia política que desembocaría en este “permiso” que le brindaría la bancada naranja.

Esta no sería otra cosa que una demostración de poder, de decirle al presidente y a la ciudadanía “mira, nosotros tenemos la facultad de dominarte, de impedir que hagas cosas o no”. Y lo hacen ajustando sus propios tiempos, midiendo, especulando. Fue Daniel Salaverry quien el pasado 25 de agosto solicitó el cuarto intermedio y fue el mismo Salaverry, a la sazón vocero de la bancada fujimorista, quien anunció ayer, sin que el pleno del Congreso aún lo confirme, que le daban “permiso” a Kuczynski para que viaje.

Estos mensajes, no tan subliminales, se enmarcan dentro de una política de pugna continua con el Ejecutivo. Lo comenzaron con la interpelación a cuatro ministros de PPK, con la censura a Jaime Saavedra y ahora se preparan -este viernes- a interpelar a la ministra de Educación, Marilú Martens, con quien este diario ha tenido una serie de discrepancias harto conocidas.

La opinión pública no ve con buenos ojos esta pugna abierta y pertinaz por parte del partido de Keiko. El papel jugado por FP durante la huelga magisterial fue, por decir lo menos, poco decoroso, no sumándose al diálogo emprendido por los demás partidos representados en el Congreso, haciéndole el juego más bien al radicalismo de Pedro Castillo y sus compinches.

Toda esta situación lo único que genera es una imagen de revanchismo por parte de FP, dando sentido a las voces que afirman que aún no se pueden reponer de las heridas dejadas por las pasadas elecciones. La gobernabilidad no solo depende del partido de gobierno, debe ser compartida con los partidos políticos democráticos y responsables. Para nadie es un secreto que este es un Gobierno tímido, poco estable. Darle más lanzadas al toro caído poco o nada abona a la gobernabilidad del país. Demostrar fuertes bíceps puede ser contraproducente si el Gobierno fracasa, pues sería un fracaso de todos. No demos pie a la anarquía o a los radicales aventureros que solo buscan la destrucción del país. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: