7 Dic, 2017

Madre guardó cadáver de su bebé en una refrigeradora en Comas

Acongojada mujer dijo que personal del nosocomio la obligó a llevarse el cuerpecito de su hijo sin un certificado de defunción, por lo que no podía enterrarlo.
Madre guardó cadáver de su bebé en una refrigeradora en Comas
Madre guardó cadáver de su bebé en una refrigeradora en Comas

Al dolor por haber perdido a su bebé tras el parto, se le sumó el tener que lidiar con una serie de maltratos. En Comas, una mujer denunció que llevaba dos días con el cadáver de su bebito en la refrigeradora de su casa, pues el hospital donde dio a luz la obligó a retirar el cuerpo sin entregarle un certificado de defunción que le permitiera enterrarlo.

Mónica Palomino es la apenada mujer que narró el terrible trato que recibió en el hospital Sergio Bernales. El sábado 2 de diciembre ella ingresó al área de emergencias, en labor de parto de un bebé prematuro, con 26 semanas de embarazo. Dos días después, su hijo perdió la vida, desatándose una serie de hechos irregulares que ahora son materia de investigación.

NO LA DEJABAN SALIR

“No querían dejarla salir si no se llevaba el cuerpo de su bebito. Poco faltó para que le tiraran el cadáver en la cara”, contó Luz Palomino, hermana de Mónica. “Le han dado un trato inhumano. No tienen corazón”, sostuvo indignada.

En otro momento, la afligida madre señaló que en el área de vigilancia de Ginecología no la dejaron salir sin llevarse a su bebé, bajo el argumento de que había muchas personas que dan a luz y dejan a sus cadáveres abandonados en el hospital.

La mujer explicó que su seguro solo cubría su permanencia en el lugar hasta el alta médica. Luego de ello, los gastos corrían por su cuenta. “No contaba con dinero. Les pedí que tengan piedad, que yo iba a hacerme cargo de los papeles (para retirar los restos del pequeño), pero no entendieron”, agrega Mónica.

Según su denuncia, el documento que le faltaba para obtener el acta de defunción no fue emitido debido a la ausencia del médico que estuvo a cargo cuando el pequeño falleció. A pesar de ello, en el hospital insistieron con que tenía que llevarse los restos de su bebé. Además, le dijeron que si no retiraba el cadáver, le anularían el acta de alta médica, afirma.

Al ver el sufrimiento de la madre, el vigilante de la morgue del hospital, finalmente, le entrega el cuerpecito.

EN CAJA DE ZAPATOS

“Ella no dejaba de llorar. Quería conservar como sea el cuerpecito. No tuvimos otra opción más que poner el cadáver en una caja de zapatos, rodearlo con bolsas de hielo y luego colocarlo en la congeladora. Todos en la casa hemos quedado traumados”, dice Luz Palomino.

De esa manera, los restos se mantuvieron en la refrigeradora de la casa desde el lunes 4 de diciembre hasta ayer, miércoles 6; es decir, dos días. El temor de esta humilde familia es que ocurriera un repentino corte de luz. “La semana pasada hubo varios apagones. El cadáver se podía dañar. No podíamos dormir con esa preocupación”, agrega Luz.

NEGLIGENCIA

Julio Silva, el director del hospital Sergio Bernales, calificó este terrible hecho como una “negligencia administrativa”. El galeno sostuvo que “el problema es que la señora fue dada de alta y un vigilante, de manera negligente, le dice que tiene que llevarse a su bebé. El vigilante de la morgue accede a ello, rompiendo todo protocolo, porque ningún cadáver puede salir sin un certificado de defunción”, indicó.

Asimismo, Silva consideró que la acción del vigilante que accedió a entregar el cuerpo sin un certificado fue más bien humanitaria. En ello coincidió con Mónica Palomino. “Quizás se equivocó, pero él lo hizo por lástima, porque me vio llorando. Él no tiene la culpa”, dijo ella. El pequeño iba a ser el quinto hijo de una humilde familia que lo esperaba con ansias.