29 Ago, 2017

La torre oscura

Los actores Idris Elba y Matthew McConaughey logran una prudente obra de fantasía, pero que no está a la altura de lo creado por Stephen King.

Las obras de Stephen King siempre serán una fuente in­agotable de inspiración para Hollywood, desde grandes clásicos dramáticos como Cuenta conmigo o Sueño de fuga hasta obras de terror como La niebla o El resplan­dor. Ahora con La torre oscu­ra llega una nueva aventura, solo que para esta ocasión se trata de una serie de libros publicados desde 1982.

Insuficiente

Lo cierto es que la adapta­ción de Akiva Goldsman, Jeff Pinkner, Anders Thomas Jen­sen y el director de la cinta, Nikolaj Arcel, ha tomado de todo un poco de los 8 libros de King y entrega una pelí­cula que se percibe a la pri­sa, sin mucho desarrollo de sus personajes a pesar que en los primeros minutos comienza rápidamente la acción. Jake Chambers (Tom Taylor) es un chico de 11 años que constantemente en sus sueños tiene la visión de un misterioso hombre vestido de negro y un pistolero que se enfrentan en un mundo que recuerda al Viejo Oeste de las películas clásicas.

Y como es una constante en los trabajos de Stephen King, la visión del niño es puesta en duda por los adul­tos, quienes rápidamente buscan ayuda para el “pro­blema” de sus visiones. Es así que nos enfrascamos en una rápida misión para descubrir lo que son estos sueños; mientras que en este mundo del Viejo Oes­te, el hombre de negro está buscando a los niños que puedan ayudarle a derribar la torre oscura.

Trama simple

Idris Elba y Matthew McCo­naughey entregan actua­ciones a la altura de lo que lo han hecho a lo largo de su carrera, naturales y cada uno dentro de la psicología de su personaje. La torre os­cura nos presenta una aven­tura juvenil dentro de un mundo fantástico, en el que es la lucha del bien contra el mal, no hay un mayor desa­rrollo en la trama y es quizá una de las críticas a las que se ha enfrentado la cinta de Nikolaj Arcel. La producción coquetea con la idea de for­mar una dupla entre Jake y el pistolero, un villano en busca de la clave para domi­nar nuestro mundo… y ya; siempre con la mirada pues­ta en una posible franquicia, pero que se desvanece a la hora de adaptarse de entre una serie de 8 libros sin un claro orden de lo que puede ocurrir a continuación.

La ejecución nos recuerda un par de películas que se han colocado en la memo­ria del público hoy en día, desde el clásico de Wolfgang Petersen La historia sin fin, en donde este mundo fan­tástico y real están por ser destruidos de la mano de un villano, hasta la comedia un tanto incomprendida de Ar­nold Schwarzenegger El últi­mo gran héroe en el que un protagonista badass llega a nuestro mundo y descubre aspectos tan sencillos como los analgésicos o los hot dogs, aunque le parezcamos unos salvajes.

No es la peor adaptación de una obra de Stephen King, sin embargo, sí esta­mos ante una de las sagas más importantes para los fanáticos del escritor, y una adaptación que llevó cer­ca de 10 años en llegar a la pantalla grande, y que sin duda no está a la altura de lo original, pero que entrega una entretenida aunque ol­vidable aventura que pudo ser el inicio de una fresca franquicia.

(Nota de Sergio López Aguirre publicada en www.cinepremiere.com.mx)

TAMBIÉN PUEDES LEER: