13 Sep, 2017

En la interna bávara se vive un ambiente tenso pese al triunfo

Festejo a medias en el Bayern

La crisis interna que atraviesa el Bayern Múnich cada vez es más evidente. Sin mucho brillo, acabó venciendo por 3-0 al Anderlecht de Bélgica, que desde el minuto 11 se quedó con un hombre menos tras la expulsión del belga Sven Kums.

El primer tiempo de los bávaros, más allá del penal ejecutado y marcado por el polaco Robert Lewandowski, no tuvo mayores incidencias, perdiéndose el juego colectivo. En el segundo, el Bayern sentenció un duelo que amenazaba complicársele pese a la superioridad numérica.

El español Thiago Alcántara (65’) y el alemán Joshua Kimmich (90’) dieron la tranquilidad necesaria, aunque el francés Franck Ribéry se robó las miradas al tener un comportamiento inapropiado al ser sustituido.