12 Sep, 2017

LA CAPTURA DEL SIGLO… 25 AÑOS DESPUÉS

MÁS DE 35 MIL MUERTOS

Hace 25 años, tras haber sembrado el terror durante dos décadas y con 35 mil 673 muertes en su haber, la cabeza de Manuel Rubén Abimael Guzmán Reynoso valía nada menos que un millón de dólares. Sin embargo, ni siquiera esta cuantiosa recompensa había sido suficiente para dar con su paradero; su captura fue fruto de un sigiloso trabajo de inteligencia.

El hombre más sanguinario en la historia del Perú fue sorprendido por agentes del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), en una vivienda de Surquillo, un día como hoy, en 1992. Doce días después (el 24 de setiembre) fue presentado dentro de una jaula y con un singular número en el pecho de su uniforme a rayas.

 

EL NÚMERO 1509

Según el coronel PNP en retiro, Benedicto Jimenez –líder del grupo autor de la captura y hoy preso también por integrar presuntamente la red criminal del abogado Rodolfo Orellana-, el reo 1509 debió su número en reconocimiento al aniversario de la ex Policía de Investigaciones del Perú, grupo del que provenían la mayoría de agentes a cargo del seguimiento del líder terrorista.

Pero, ¿cuáles fueron los primeros pasos del ‘camarada Gonzalo’ o ‘Cachetón’, como lo llamaban sus captores?

Son muy pocos los familiares y conocidos que revelan detalles de su vida. Guzmán nació en Mollendo (Arequipa), el 3 de diciembre de 1934 (tiene 82 años a la fecha). Se sabe que en su época escolar fue fanático del curso de instrucción militar y de la Segunda Guerra Mundial.

 

LAS BOMBAS

En 1962 llegó a Ayacucho para dar clases de Filosofía y Humanidades. Allí inició un plan de concienciación entre los jóvenes y creó el Partido Comunista del Perú-Ayacucho; adoptó el pensamiento de José Carlos Mariátegui y conoció los problemas de los campesinos andinos.

Luego creó el grupo Bandera Roja y en 1965 viajó a China, Unión Soviética y Albania para buscar financiamiento. En suelo chino fue instruido en estrategias de guerra y guerrillas bajo la tutela del propio Partido Comunista de ese país. También aprendió muchos secretos de artillería y el arte que costaría años más tarde la vida de miles de peruanos: la fabricación de bombas con insumos sencillos.

Según el periodista Umberto Jara, autor de ‘Abimael. El sendero del terror (Editorial Planeta)’, al ‘Presidente Gonzalo’ no le repelía el horror de la guerra, sino más bien le parecía una fuente de enseñanza y una opción para generar cambios.

 

FUE DETENIDO VARIAS VECES

Entre 1970 y 1979, Guzmán fue detenido varias veces y luego se sumergió en la clandestinidad para iniciar una guerra interna que derramó sangre a montones. En abril de 1980 surgió la primera promoción militar de Sendero Luminoso y el 17 de mayo se ‘bautizó’ con el asalto a una oficina electoral de Chuschi (Ayacucho), un día antes de las elecciones que dieron el triunfo a Fernando Belaunde.

Las acciones de Sendero se sucedieron en forma de masacres de campesinos, atentados terroristas y asesinatos selectivos de militares y políticos. Ya en 1991, el presidente Alberto Fujimori difundió un video que mostraba a Abimael ya entrado en años y bailando una danza griega. Estas imágenes hicieron creer que su final estaba cerca.

 

EL FIN DE ‘GONZALO’

Un día como hoy, 12 de setiembre de 1992, mientras se jugaba el clásico U – Alianza Lima, el líder de Sendero Luminoso fue capturado en Surco junto a sus lugartenientes. Luego fue condenado a cadena perpetua por un tribunal militar de jueces “sin rostro”, sentencia que fue considerada en 2003 ‘anticonstitucional’. Por ello, en 2004 se inició un nuevo proceso por la vía civil, que quedó paralizado por diferencias entre los jueces.

En setiembre de 2005 el proceso se reanudó y un año después fue condenado a cadena perpetua. Abimael, que se hacía llamar “la cuarta espada del marxismo” (las otras eran Karl Marx, Vladimir Lenin y Mao Tse-tung), se casó en 1965 con Augusta de la Torre, conocida como “camarada Nora”, quien murió en 1988 por causas nunca esclarecidas.

Luego, su compañera sentimental fue Elena Iparraguirre, conocida como “camarada Miriam”, quien también fue condenada a cadena perpetua.