Hampones armados desvalijan a 50 pasajeros de bus interprovincial

Ciudadanos vivieron momentos de terror cuando diez sujetos asaltaron el vehículo, que iba por la carretera Panamericana Norte.

La Libertad. Ciudadanos vivieron momentos de terror cuando diez sujetos asaltaron el vehículo, que iba por la carretera Panamericana Norte. Ladrones bloquearon la vía con un tronco.

El actuar de la delincuencia en el país no descansa. Esta vez 50 pasajeros de un bus interprovincial se convir­tieron en las nuevas vícti­mas del hampa, al ser asal­tados por un grupo nada menos que de diez sujetos armados, quienes luego de encañonar a sus víctimas, lograron despojarlos de las pertenencias de valor que llevaban consigo.

Todo ocurrió hacia las 2 de la madrugada del últi­mo viernes, en el distrito de Guadalupito, en la pro­vincia de Virú, La Libertad. La unidad de la empresa Allibus, de placa D4K-958, se dirigía de Lima hacia Chiclayo, cuando a la altu­ra del kilómetro 450 de la Panamericana Norte, a 30 minutos de la ciudad de Chimbote, el viaje se con­vertirá en una pesadilla.

Interrumpen carretera

De acuerdo con la declara­ción del conductor del bus interprovincial, identifica­do como Esteban Corpus Clemente, los facinerosos colocaron un tronco en la ca­rretera para bloquear el paso de los vehículos y así lograr cometer el ilícito.

Es así que los sujetos irrumpieron en el vehículo y golpearon al chofer con una pistola. También lo obli­garon a desviar su camino hacia unas chacras del lugar.

Una vez allí, despojaron a los atemorizados pasaje­ros de sus objetos valiosos, como dinero, maletas, ce­lulares, computadoras tipo laptop, entre otras precia­das pertenencias. La denun­cia quedó asentada en la comisaría de Guadalupito.

Hubo disparos

Asimismo, según la manifes­tación de Corpus Clemente, los hampones realizaron dis­paros muy cerca de donde se ubicaba una de las pasajeras. Esto porque la mujer sufrió un ataque de pánico en me­dio del asalto. Otra pasajera narró que el proyectil impac­tó contra una de las ventanas de la unidad y que no tenía claro si apuntaron directa­mente a la mujer o solo que­rían amedrentarla.

Los denunciantes men­cionaron que los ladrones bajaron a todos los varones del bus y los obligaron a tirarse al suelo. Allí queda­ron resguardados por cua­tro delincuentes. Los otros seis comenzaron a rebus­car en todos los asientos. En el colmo del descaro, les pidieron que “colaboren”, pues ellos estaban cum­pliendo con “su trabajo”.

Al parecer, se tomaron su trabajo con paciencia, ya que según información de algunos testigos, el atra­co duró al menos unos 40 minutos, tiempo de sobra para rebuscar entre las ma­letas, asientos y hasta en las ropas de los agraviados.

 

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: