OPINIÓN | Martín Belaunde Moreyra: ¿Fortalecer los partidos?  

Fortalecer a los partidos, perfecto, ¿pero de qué forma? Mediante su propia dinámica y la vocación interna de sus militantes.
OPINIÓN | Martín Belaunde Moreyra: ¿Fortalecer los partidos?   OPINIÓN | Martín Belaunde Moreyra: ¿Fortalecer los partidos?  

En principio por formación creo que los partidos políticos son indispensables para el buen funcionamiento de la democracia. Igualmente considero que en una democracia los partidos deben ser leales a los principios democráticos. En caso contrario repetiremos el caso del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania que actuaron al amparo de la democracia y del régimen constitucional para derribarla e instaurar dictaduras. El comunismo en Occidente también ha actuado dentro de regímenes democrático, pero a pesar de que en algún tiempo obtuvo votaciones importantes nunca alcanzó el poder. El comunismo solo se ha impuesto mediante revoluciones violentas como en Rusia y China o por la imposición externa como ocurrió en Europa Oriental. Una de las pocas excepciones a esa experiencia es el caso de Venezuela que sufre una dictadura ruinosa y hambreadora, pero que no suelta el poder, entre otras razones por el temor a la caída que puede conducir a Maduro y compañía al banquillo de los acusados.

Fortalecer a los partidos, perfecto, ¿pero de qué forma? Mediante su propia dinámica y la vocación interna de sus militantes, que deberán multiplicarse para llevar la buena nueva de su evangelio político a los cuatro suyos del Perú. Desgraciadamente algunos de sus representantes están buscando atajos para lograr mediante una ley lo que el pueblo no les da. En este caso me refiero al proyecto presentado por el congresista Mulder para que todos los candidatos al Congreso de una agrupación política tengan una militancia registrada no menor de tres años. Pero su aspecto más objetable es que exige a los partidos políticos una antigüedad mínima de tres años para poder participar en las elecciones, con lo cual solo quedarían en la cancha las agrupaciones que exceden de ese mínimo de tiempo como agrupaciones inscritas en el Jurado Nacional de Elecciones. Analicemos la constitucionalidad de este proyecto.

El inciso 17 del artículo 2 de la Constitución dice que toda persona tiene derecho: ”A participar en forma individual o asociada en la vida política, económica de la Nación. Los ciudadanos tienen, conforme a ley, los derechos de elección…” De otro lado su artículo 35 señala que: “Los ciudadanos pueden ejercer sus derechos individualmente o a través de organizaciones políticas como partidos, movimientos o alianzas…Su inscripción en el registro correspondiente les concede personalidad jurídica”. Asimismo en el inciso 2 del artículo 2 señala que nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquier otra índole”.

Ahora bien cuando se impide que sean candidatos al Congreso los militantes de un partido con menos de 3 años antigüedad se les está discriminando electoralmente por razón de tiempo. En cuanto a la exigencia de que los partidos políticos tengan una antigüedad de 3 años para participar en las elecciones, también se les discrimina por razón de tiempo. Adicionalmente si se impide que participen los partidos con menos de 3 años de antigüedad, se está desconociendo a tales agrupaciones su personalidad jurídica proveniente de la inscripción. Puede apreciarse que se trata de un proyecto claramente discriminatorio contra un sector de la ciudadanía y también contra los partidos más recientes. Su inconstitucionalidad es manifiesta al efectivamente marginar a un sector de la población.

TAMBIÉN PUEDES LEER: