Estadio Matute con resguardo policial tras violenta gresca por explanada

Pastor Alberto Santana, representante de la iglesia El Aposento Alto, reaparece tras desmanes y afirma que su grupo religioso compró el terreno cuando el dueño estaba vivo.

Josselyn Revilla

El estadio Alejandro Villanueva, más conocido como ‘Matute’, amaneció ayer con resguardo policial. La pintura blanca que había en sus murales casi había desaparecido, por la limpieza realizada por la hinchada del club Alianza Lima; sin embargo, aún permanecía la incertidumbre ante la posibilidad de que integrantes de iglesia El Aposento Alto vuelvan a tomar el recinto, como ocurrió la madrugada del último lunes.

Esa preocupación motivó que muchos hinchas del equipo blanquiazul hicieran guardia desde la noche del último lunes al interior del complejo, ubicado en el cruce del jirón Mendoza Merino y la avenida Isabel La Católica, en La Victoria. Se trató de un grupo de unas 15 personas, que continuaron vigilantes en el lugar hasta las primeras horas de ayer, martes.

Persisten en propiedad

Alberto Santana, representante de la referida iglesia, reiteró que era propietario de una parte de la explanada, conformada por un total de 14 lotes. Así lo dijo durante su presentación en una conferencia de prensa, en la que manifestó que el predio no pertenecía al club, sino a Julio Saquicuray, de 91 años. “No le hemos quitado ningún metro cuadrado a Alianza Lima”, declaró.

Si bien el pastor admitió que el vendedor era un hombre mayor, aseguró que tenía pleno ejercicio de sus facultades mentales. Aparte, como medida de precaución, solicitaron la presencia de los hijos Saquicuray para legalizar la citada transacción en la notaría Beatriz Zeballos. Pagaron 600 mil dólares por los terrenos el 24 de junio del 2016.

Santana asegura, además, que durante todo ese proceso administrativo enviaron cartas (regulares y notariales) dirigidas a los representantes del club, a fin de tomar posesión de la explanada, sin resultado. “Le invitamos a conciliar el 12 de julio del 2018 para que nos permitan ingresar, pero no hubo respuesta positiva”, añadió.

Cabe indicar que el club Alianza Lima refiere que por Decreto Ley 19434 y una escritura pública del año 1973, el gobierno de Juan Velasco Alvarado les adjudicó el terreno de 39 mil 475 metros cuadrados.

A través de un comunicado, horas después del ingreso del grupo religioso al Matute, el club informó que “existe un tema legal por resolver (…) nos encontramos regularizando nuestra propiedad ante el Poder Judicial, como corresponde”. Además, calificaron la toma de la explanada como una invasión llevada a cabo sin orden judicial.

Soñó con Dios

Por otro lado, en conferencia de prensa, el denominado apóstol se reafirmó en que la compra de la explanada del emblemático Matute fue producto de una revelación divina. Aseguró que tuvo un sueño donde Dios le pidió que comprara el estadio, para alejar a los jóvenes del mal camino. Consultado sobre por qué sus seguidores pintaron de blanco los murales del club victoriano, hecho que desató la ira de la hinchada aliancista, Santana sostuvo que fue porque ese color es un símbolo de paz y amor, que es lo que buscan para su templo.

Pero no todo sería cuestión de fe para la agrupación religiosa. Trascendió que El Aposento Alto cuenta a la fecha con 54 locales en Perú y en el extranjero, así como tres emisoras radiales. Incluso, Santana tenía un programa, en 2012, titulado “La Autoridad de las Escrituras”, donde profesaba sus creencias.

El líder evangélico también fundó la Corporación Jedidias en el año 2000, una empresa encargada de la publicación de libros, con un patrimonio que pasó de 31 mil a 719 mil soles en el 2011. Adicionalmente, Santana fundó el Ministerio Mundial Asociados Dr. Alberto Santana y de la Iglesia Predicadora de la Ley Divina Los Guerreros de Dios.

TENTADOS PARA COMPRAR EL MONUMENTAL

En octubre del año pasado, el pastor Alberto Santana, de la iglesia El Aposento Alto, junto a otros líderes religiosos, habrían tentado comprar también el estadio del club Universitario de Deportes. Medios de comunicación informaron en ese entonces que estos se estarían acercando a los principales acreedores del club crema (la Sunat y la empresa Gremco) para evaluar la adquisición.

“TOMA FUE ARBITRARIA”

El abogado Alan Pasco, especialista en derecho inmobiliario, consideró que los integrantes de la iglesia evangélica El Aposento Alto no tenían la potestad de entrar de forma arbitraria y sin orden judicial en el recinto, y sacar al que ejerce de poseedor del predio (el club Alianza Lima). “Hay un delito que castiga esto que es el ejercicio arbitrario de un derecho, pues este debe darse a través de los órganos o las personas facultadas para hacerlo”, expresó. El artículo N° 417 del Código Penal establece que este tipo de acciones son sancionadas con servicio comunitario de 20 a 40 jornadas. Además, en caso de que el propietario utilizara algún tipo de violencia contra la persona que habita el bien o la propiedad, también podría incurrir en un delito de usurpación, que se castiga con una pena privativa de la libertad de 2 a 5

TAMBIÉN PUEDES LEER: