OPINIÓN| Borka Satler: El nuevo poemario de Gonzalo Espino

“Este libro evoca palabras en idioma autóctono y en antiguo castellano para ser más contundente en lo que quiere decir”.

La poesía constituye un estado del intelecto, una expresión pura del espíritu y, más aún, cuando va aliada a un conocimiento erudito y a un estudio de la palabra, nos emociona y remece. Evocar sentimientos, situaciones, personajes y hasta ideas ajenas se convierten en poesía en la voz de un poeta que sublima pensamientos y los revierte bajo el tamiz de su mente.

Es complejo analizar una obra de arte y más difícil si se trata de una obra literaria como la poesía, pues ella te atrapa o se descarta, se nos mete en el cerebro o se olvida. En cuanto a este libro que ahora muestro, se quedará prendido en la memoria, porque los poemas no solamente nos darán placer, sino que se convierten en referencias de la historia y la tradición.

El poemario De ese hombre que dicen (Pakarina, 2018) de Gonzalo Espino Relucé nos lleva por caminos de recuerdos, nos trasporta a emociones sentidas y a retazos de lo vivido. El contenido, dividido en cinco partes, comprende “Moradía”, “Micma”, “Tulape”, “Río arriba, monte abajo” y “Escribas”, y termina con un acápite que el autor nombra “Ociosas referencias para el despreocupado lector” y una extensa bibliografía del material empleado.

Al decir de Gonzalo  Espino, los poemas de este libro “se escribieron en diversos momentos en las playas de Malabrigo, Huanchaco y Ancón. En  la ciudad que me acoge, Lima, en la vieja Tulape y en Alagoinhas (Brasil), entre el 2000 y marzo 2018. Suelo apropiarme de la palabra de otros, para convertirlo en poesía”. Espino es doctor en Literatura Peruana y Latinoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y maestro en Ciencias Sociales con mención en Lingüística Andina y Amazónica por FLACSO – Escuela Andina de Postgrado. Fue presidente de la Sociedad de estudios sobre América Latina y el Caribe (SOLAR) en  el período 2015-2016. Actualmente es director de la Unidad de Posgrado de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de San Marcos.

Este maestro de las letras en cuyas venas hierve la sangre mochica, andina y amazónica, como él mismo lo manifiesta, canta su protesta a todo lo que va en contra de la condición humana y se aferra al discurso poético como medio sublime de expresión. Sus referentes creativos se desarrollan entre el pasado y el hoy, los vestigios de la historia y el latir de la vida, los recuerdos y la vigencia de existir.

En sus poemas evoca palabras en idioma autóctono y en antiguo castellano para ser más contundente en lo que quiere decir y lo logra con su maestría emitiéndonos mensajes que son poemas que van a nuestra mente como deliciosos pensamientos que nos hacen reflexionar. Los valores de su obra están completamente corroborados por el concepto de las palabras que brotan de un maestro peruano con conciencia social.

De ese hombre que dicen de Gonzalo Espino Relucé nos deja con la miel en los labios, o del azúcar de su tierra dulce.

TAMBIÉN PUEDES LEER: